Ocurrió el viernes en el Barrio Las Campanillas.

Es un vecino muy humilde y trabajador de nuestra ciudad.

Llegó a su casa, saqueada por los delincuentes de siempre, y con esto se encontró.

La vivienda pertenece a Ramón Núñez, hermano de Casimiro, el hombre que en “raras” circunstancias apareció muerto en un campo de la 41, luego de que desapareciera un par de días y fuera buscado por los efectivos de la comunal Baradero.