El capitán xeneize habló desde el corazón y dejó un mensaje que festejan en Núñez y duele en La Boca.

«Venimos perdiendo con River porque son mejores que nosotros futbolísticamente». No hace falta ser un genio para darse cuenta que River ha sido muy superior a Boca en los últimos años, y que desde la llegada de Marcelo Gallardo en Núñez lograron dar vuelta la historia. ¿Cómo? Con un nocaut épico: ganándole la final más importante de la historia.

Sin embargo, que el capitán del eterno rival salga a resaltar que La Banda es mejor que Boca le da mucho más valor a la obtención de la Copa Libertadores. Es que el testimonio de Pablo Pérez pareció muy sincero, como el de alguien que no le encuentra la vuelta cada vez que se enfrenta al Millonario. Ocurrió en la Sudamericana 2014, Libertadores 2015, Supercopa Argentina 2018 y hace unos días en la Libertadores 2018.

En una entrevista que le concedió a Fox Sports, el mediocampista dio a conocer las razones por las cuales perdió la final de la Copa frente al Millo: «No es que nos falta personalidad, para ponerte la camiseta de Boca hay que tener demasiada personalidad. Esto no pasa por una casualidad y River nos gana porque nos gana. Son mejores que nosotros en cuanto a lo futbolístico. Futbolísticamente nos ganaron en 2015, en Mendoza y esta final. Evidentemente, a nosotros nos toca perder porque jugamos mal, porque jugamos peor que ellos».

Ellos  tuvieron virtudes futbolísticas, no creo que pase por la actitud ni otra cosa. Yo vi a mis compañeros desviviéndose por ganar la final. Creo que pasa por lo futbolístico. Yo creo que si nos ganaron las finales es porque jugaron siendo superior futbolísticamente y ahí termina el análisis. Pasa por lo futbolístico, ellos empezaron a arriesgar mucho más cuando sintieron que iban perdiendo», agregó Pérez, con un actitud absolutamente reflexiva.

En tanto, el volante confesó que fue el partido que más sufrió como jugador profesional: «Fue la derrota más dolorosa de mi carrera. La peor.Quería terminar el año ganando la Copa, dándole a la gente lo que se merecía. Fue increíble el apoyo de todos. Nos merecíamos otra cosa, pero alguien tenía que perder».

OLE