Le ocurrió al Secretario General del ATE Baradero, Miguel Mosi.

Hace tres meses, en un día de semana y a plena luz del día, a punta de pistola dos delincuentes en moto, le robaron su auto.

El hecho fue público y notorio.

Nunca lo llamaron de la Fiscalía a los efectos de que, a partir de su declaración, pudiese aportar pruebas conducentes a los fines de dar, con su rodado, y los delincuentes que se lo llevaron.

Hace quince días el seguro lo indemnizó, y con esa plata, Mosi adquirió otro auto.

La semana pasada lo citaron desde la Fiscalía, para que cuente sobre el hecho que con él aconteció.

Que siga la joda, SIN JUSTICIA y SIN POLÍCÍAS al servicio de la comunidad y sus intereses, ninguna salida a tanta inseguridad se avizora al corto, mediano y largo plazo.

Con un poder político AUSENTE E INDIFERENTE a estos temas que verdaderamente preocupan y tienen en jaque a los baraderenses, la cosa un poco MÁS peor, viene a presentarse.

Acá la explicación, decimos del porque estamos como estamos.

Ellos lo hicieron posible.