Por PABLO ARIEL GONZALEZ 

Más que fuerte es la versión que está dando cuenta por estos días, que Martín Genoud, Secretario de Gobierno de la comuna de Baradero, en un mes como mucho, estaría dejando su cargo dentro del gobierno comunal de CAMBIEMOS.

La eterna interna nunca resuelta, las heridas generadas por ella que no dejan de sangrar, las infinitas apetencias del dirigente radical por llegar a ocupar el sillón de la intendencia local, y una gestión que no deja de caerse a pedazos, serían algunas de las razones que lo habrían llevado a tomar esta decisión, determinación “compartida” y es más, “apuntalada” por la mismísima Antonijevic y su reducido grupo de influencias políticas en su rol de máxima autoridad política de la ciudad de Baradero.

El detonante para el surgimiento de tal determinación, se habría disparado con posterioridad a aquella reunión en territorio conurbano, en la que Genoud, luego de “requerir” apoyo político para su candidatura a intendente de Baradero en el 19, con un “SI” en su mochila habría regresado de la mencionada escapada hacia aquel lugar.

No se iría con las manos vacías, más de un millón y medio de pesos se llevaría en concepto de compensación por la tarea prestada, desconociendo ciertamente, la procedencia de tamaña “indemnización” por el abandono de su estratégico cargo dentro de la comuna local.

La persona que lo reemplaría ya habría sido marcada con el dedo del poder santificador en nuestra ciudad, su nombre sería Alejandro, su apellido Messina, hoy cumpliendo funciones en el área de inspección y tránsito de nuestra comuna.

¿Será cierto?