Así lo manifestó  en “Quien quiera oír que oiga” en la mañana de hoy, el concejal Guillermo Paniagua, quien estuvo durante 5 años al frente del Penal de nuestra ciudad.

Esta mañana en la FM DEL CIELO entrevistamos al concejal del Frente Renovador Peronista, Guillermo Paniagua, quien durante 5 años estuvo al frente de la Unidad Penal Nro. 11 de la ciudad de Baradero.

Consultado, entre otros temas, por la fuga del día de ayer de un interno del Penal sito en nuestra comuna, esto expresó:

“Las condiciones han cambiado en virtud de la superpoblacion que existe en la actualidad, vos imagínate que en la época que yo estuve a cargo del penal, yo tenía 80 internos y hoy creo que la población es de alrededor de 220 internos y al mismo tiempo que esto está pasando, se sigue trabajando con la misma cantidad de personal que se trabajaba cuando había 80, y con casi la misma estructura edilicia que por aquellos días”
“No es fácil controlar esta cantidad de internos y sin la unidad haber tenido incorporación de gente, se hace difícil, se hace muy difícil en estas condiciones, se te desborda todo, si tenía una capacidad establecida para 80 o 90 internos y hoy tenés 220, si bien se agregaron ediliciamente algunas casas, sé que han construido algunas casas para albergar internos, hoy tenes en cada una de esas casas 10 u 11 internos viviendo, así la convivencia se hace difícil en estas condiciones, en este contexto se te desbordan todos los servicios, el servicio de la cocina, el Servicio de Educación, por la cantidad de aulas, es una problemática que tienen todas las unidades hoy, la superpoblación en las unidades carcelarias está muy vigente y este gobierno no ha construido una sola cárcel”
“Lo que sucede es que el sistema se desvirtúa, porque hubo jueces que empezaron a conceder beneficios a algunos internos que estaban con una conducta no acorde para venir acá y con penas tampoco acordes para nuestro Penal, vos no podés mandar a Baradero un interno que le faltan todavía 10 años para cumplir la condena, y han mandado y siguen mandando, así se complica, porque aquellos internos que les falta un tiempo prudencial para su libertad son una bomba de tiempo, porque vos imagínate, traer a un tipo que le faltan 5, 8 o 10 años de golpe, que de un día para otro aparece en esta unidad, de régimen abierto y que el tipo pueda caminar por toda la unidad solo, la tentación y la facilidad para fugarse está latente”

AUDIO