Sucedió en la localidad bonaerense de San Alberto, en el partido de La Matanza, donde la infortunada víctima, de 68 años, fue agredida por el cuñado de su hijastro. Tanto el criminal como el otro familiar del sexagenario padecieron heridas de bala y resultaron detenidos por los pesquisas policiales en un centro asistencial.

Como saldo de una violenta discusión, un hombre, de 68 años, fue salvajemente degollado por el cuñado de su hijastro, en una disputa que comenzó porque el sexagenario protestó por el elevado volumen de la música que se escuchaba en la vivienda familiar. El cruento suceso se registró en la localidad bonaerense de San Alberto, en el partido de La Matanza, y tanto el criminal como el restante pariente del occiso, que resultaron heridos de bala en el terrible altercado, fueron detenidos en un centro asistencial por los pesquisas policiales.

Los voceros de los tribunales de La Matanza revelaron a cronica.com.ar que la víctima fatal del ilícito fue identificada como Ramón Salas, de 68 años, mientras que los heridos son su hijastro, llamado Horacio, de 52, y el cuñado de éste, de nombre Carlos, de 46.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el sangriento hecho se produjo en el interior de una humilde finca situada en Perdriel al 5900, entre German Abdala y Mi Esperanza, en el citado distrito, en el oeste del conurbano provincial.

Trascendió que Salas le recriminó a su hijastro a raíz del elevado volumen de la música que escuchada, lo que originó una acalorada reyerta, en la que el sexagenario, con un revólver Tejano 32 largo que tenía la numeración limada, comenzó a efectuar disparos, ocasión en la que Horacio fue alcanzado por un certero proyectil en la región torácica, mientras que Carlos padeció una herida de bala en la pierna izquierda.

Versiones obtenidas en dicho vecindario sostienen que Carlos consiguió apoderarse de un arma blanca y le aplicó un corte en el cuello a Salas, provocándole el deceso.

Momentos después los servidores públicos de la comisaría de San Alberto (4ª Oeste de La Matanza) arribaron al escenario de la horrenda tragedia y luego apresaron a los heridos en el Hospital Diego Paroissien, en Isidro Casanova, estableciéndose que ambos se hallaban fuera de peligro.

Se presume que las personas que participaron de la disputa actuaron en estado de ebriedad.

Intervino en la causa el doctor Jorge Daniel Yametti, fiscal de la Unidad Temática de Homicidios del departamento judicial de La Matanza.

CRÓNICA