Desde la semana pasada los operarios de la fábrica de calzados vienen realizando medidas de fuerza para exigir que se garanticen sus puestos laborales con paros, cortes de ruta y movilizaciones

Los vecinos de Chivilcoy junto con delegados de la CTA y de la CGT realizaron una masiva movilización para exigir que se garantice la continuidad laboral de los 600 trabajadores de la fábrica de calzados Paquetá tras conocerse que podría cerrar.

La crisis productiva y de empleo en territorio bonaerense, que comenzó a acelerarse a ritmos inesperados desde enero de este año, no da respiro. Las olas de despidos y suspensiones que en los últimos años afectaron a grandes polos productivos del Conurbano como Siam, Adidas y Cresta Roja, llegaron al interior bonaerense donde mes a mes se multiplican las empresas que -con la abrupta caída del consumo interno- no pueden afrontar el pago de salarios, tarifas y la compra de insumos para la producción.

Si bien el conflicto en la fábrica de Chivilcoy existe desde hace meses, desde el Ministerio de Producción de la Nación recién el 31 de octubre recibieron a los representantes de los trabajadores en la ciudad de Buenos Aires. La reunión, en la que se revisaron los balances de la empresa, pasó a cuarto intermedio para la semana que viene. Mientras tanto, la empresa activaría unos 200 retiros voluntarios para los trabajadores.

Por eso, desde la semana pasada los operarios vienen llevando a cabo un paro luego que las autoridades de la planta anunciaran la reducción de sus líneas productivas luego que Adidas dejara de hacer pedidos. También realizaron cortes de ruta y reclamos masivos. Este lunes, realizaron una pueblada contra el cierre de la empresa que es la fuente laboral más importante de la localidad. 

Si bien las autoridades brasileras de Paquetá no han dado respuestas, el intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, participó la semana pasada de una concentración en las inmediaciones de la fábrica para manifestar su apoyo a los trabajadores. A la vez que prometió que se encargará de sostener las fuentes laborales aún si la planta de calzado deportivo abandona la Argentina. 

DIAGONALES