Por PABLO ARIEL GONZALEZ 

Desde que asumió CAMBIEMOS al poder, es muy común escuchar y leer que, el desaguisado que están haciendo en materia económica y social en nuestro país, obedece a una simple cuestión, LA PESADA HERENCIA recibida del gobierno anterior.

Lo que pasa a nivel nacional, también ocurre a nivel local.

Ayer en BL, publicamos un comunicado de la UCR, a partir del cual se apoya fervientemente al contador Antonio Pando, Secretario de Hacienda de la actual gestión comunal.

Ese comunicado obedeció a las denuncias llevadas a cabo por la concejal Leticia Houriet, quien fue víctima de agresiones y violencia de género de parte del referido funcionario de la intendenta Antonijevic.

En esa misiva radical, se afirma lo que sigue a continuación:

Al momento de hacer mención a la extraordinaria capacidad del contador Antonio Pando, en clara comparación con todo lo contrario con el anterior gobierno en lo que a administración de recursos se refiere, esto se expresa:

“Han permitido a la municipalidad de Baradero encontrar el camino para mejorar el desastre de las cuentas que recibimos de la gestión anterior”

PESADA HERENCIA RECIBIDA, RECONOCIDA CON LA FIRMA DE ANTONIJEVIC DÍAS ANTES DE SU ASUNCIÓN COMO INTENDENTA DE BARADERO

El pasivo (deuda) dejada por el gobierno anterior fue de un total de $ 18.547.875, es decir, un poco más de dieciocho millones de pesos.

EN MENOS DE TRES AÑOS, DEUDA CONTRAÍDA POR EL “EFICIENTE HEREDERO” DE NUESTRA CIUDAD

El pasivo (deuda) del municipio en la actualidad asciende a la suma de $ 57.294.716,69.

Esto surge de los datos que arroja el RAFAM, y lo más grave aún es que, 52.497.621,03 millones de ese monto señalado en el párrafo anterior, forma parte de la deuda corriente es decir que vence antes del 31/12/2018.

Lo concreto es que, en lo que lleva gobernando CAMBIEMOS en Baradero, como mínimo, a nuestro municipio, lo endeudó en más de 52.000.000  de pesos a un promedio de 20.000.000 por año de gestión.

En este contexto de cosas, a la gravedad con la que se presentan las cosas en nuestra ciudad, en la faz social, laboral, salud pública, inseguridad, y abandono estructural de nuestro Partido, en su todo, ahora hay que sumarle esta otra, la económica y financiera del municipio local.