El día de la asunción de los concejales electos en 2017, Aldo Carossi luego de jurar como edil de Baradero por Unidad Ciudadana, pidió licencia, la cual quedó supeditada a una resolución firme del órgano de consulta identificado por él, el IPS.

Si una resolución “firme” de dicho organismo público concluía que podía asumir como concejal, sin pagar las consecuencias de la pérdida de su jubilación por invalidez, asumía, en caso contrario, renunciaba a su banca.

Si no le retiraban su jubilación, asumía “gratis”, eso también fue especificado por el ex intendente de nuestra ciudad en su petición formulada en aquel momento.

La licencia fue aprobada por el cuerpo deliberativo, y en su lugar asumió el que lo seguía en orden en la lista, Nico Moreira, soldado del dirigente peronista con mayor proyección electoral en los tiempos que corren, Esteban Sanzio.

Así se mantuvo la cosa hasta que hace unas semanas atrás llegó un dictamen del IPS, aunque no con característica de “firme”, autoridades de menor rango del referido organismo fueron los que respondieron a la consulta remitida desde la presidencia del HCD local, y la misma dio cuenta de que Carossi podía asumir, pero su jubilación si lo hacía, le era retirada de manera automática.

Carossi cuestionó el dictamen por no ser firme, Martín Cardenas, presidente del deliberativo local, interpretó todo lo contrario, y al hacerlo dejó sin efecto, “extinguida”, la mencionada licencia de Carossi, razón por la cual fue que, a través de un decreto, lo mandó de prepo al ex intendente a su cargo, desplazó a Moreira, y como Carossi controvirtió la decisión tomada por Cardenas, la banca quedó “vacía”

Así estuvo dos martes, en el segundo, y en banda, los ediles de la oposición, Unidad Ciudadana más Frente Renovador, abandonaron la sesión, y el motivo fue este, una banca vacía y la negativa del oficialismo de volver todo a fojas cero, dejar sin efecto la extinción de la licencia de Carossi y en consecuencia restituir a Moreira al lugar en el que hasta que todo esto se desencadenó, él ocupaba.

Carossi interpuso una cautelar, en ella pidió que se deje sin efecto la decisión del oficialismo, acción judicial que fundó en lo que te contamos al principio, la misma fue implementada en base a un dictamen que no reunía las características señaladas por el histórico referente del PJ local, la de “firme”

En el día de hoy la jueza interviniente en la causa se expidió sobre la cautelar impetrada por Carossi, y en su resolución, ordenó al presidente del cuerpo deliberativo local, Martín Cardenas, dejar sin efecto su decisión de dar por extinguida la licencia de Carossi, darle continuidad a la misma hasta que el IPS se expida de manera firme sobre la discusión planteada y en consecuencia, reincorporar de manera inmediata, a Moreira a su banca en reemplazo del ex intendente de Baradero.

De esto Carossi se enteró pasadas las 13 hs. del día de hoy, minutos después de haber concluido una extensa nota que en “Quien quiera oír que oiga” le hicimos, y así lo contó al aire de la FM DEL CIELO.