Ocurrió ayer por la tarde en el hospital municipal Lino Piñeiro.

FOTO EN TIEMPO REAL DE LA PERSONA REFERIDA EN LA NOTA

Un hombre en estado de ebriedad,  muy descompensado y mareado, producto de, aparentemente, dos fuertes golpes recibidos en su cabeza, se dirigió al Hospital Municipal Lino Piñeiro a los fines de ser asistido ahí por los profesionales de la salud que en la guardia atienden.

Un tal Pablo De Luca, médico que se encontraba de turno en la mencionada guardia, se negó a atenderlo, razón por la cual fue que este hombre que había ido en socorro de los profesionales de la SALUD PÚBLICA,  dio media vuelta y mansamente se retiró del nosocomio local.

Al hacer dos cuadras, cayó literalmente desmayado.

Denunciado el hecho por otros vecinos que en el lugar se encontraban,  la ambulancia del centro sanitario público por excelencia de nuestra comuna, fue en busca de él.

Quien se había negado a atenderlo desde el vamos, al fin lo terminó asistiendo.

Si este vecino nuestro NO se murió, no fue gracias a la atención que recibió en el Hospital Lino Piñeiro, fue porque DIOS es grande y como siempre, ATIENDE a destajo en la ciudad de Baradero.

La persona lastimada por suerte para todos esta fuera de peligro.

UN CUASI “ABANDONO” DE PERSONA en la guardia del hospital municipal se ha producido horas atrás.

Muy TRISTE, y muy VERGONZOSO también.

Baradero, en todos los terrenos de su arena social, un absoluto y total CAOS.