El Gobierno le abonó a Francia la suma de 12,5 millones de euros por 5 aviones usados Super-Etendard para la Armada. La operación se justificó, tal como figura en el Boletín Oficial del 10 de mayo de este año, como una manera “de cooperación que adoptan las dos partes, con la adquisición de equipamiento, o de sistemas o de tecnología de defensa y de sostén logístico, de su mantenimiento y de su capacitación correspondientes”.

El objetivo de la Casa Rosada era utilizar las aeronaves para la seguridad de la cumbre del G 20 a fines de 2018 pero no será así ya que deberán ser reparadas a un costo de cinco millones de dólares. Según consigna Infobae, fuentes de la Armada destacaron que “no están aptas para volar” por inconvenientes en los motores y el fuselaje. Recién estarán listas para mayo o junio de 2019.

SE DESTAPÓ Revelan el choque entre Armada y Fuerza Aérea por los aviones de guerra

La compra ocasionó críticas, en estricto off, de distintos funcionarios del Gobierno en medio de anuncios, por parte del jefe de Estado y del ministro de Hacienda, de recortes en el gasto publico para alcanzar el equilibrio fiscal. Para el embajador francés en el país, Pierre Henri Guignard, el pago de 12,5 millones de euros “es un monto un poco simbólico, ya que no son aparatos nuevos, pero permitirán a Argentina seguir usando Super Étendard”.

Valee destacar que, a principios de año, la negociación no estuvo exenta de tensión entre los gobiernos de Francia y Argentina por la suspensión del país de la compra de cuatro barcos patrullas también para la Marina y que generó distintos cortocircuitos diplomáticos. El propio Macri se tuvo que involucrar para que no existan inconvenientes en la operación.

EN ORSAI