Tras estar sin contacto con sus parientes por más de diez años, creyeron que había fallecido. La corte de Rumania ahora se niega a regresarle su existencia legal. Leé la insólita historia de un auténtico muerto vivo.

exxxxxxxx.jpg_1734428432

“Estoy oficialmente muerto, a pesar de que estoy vivo“, este el resumen del drama kafkiano que padece Constantin Reliu, un rumano de 63 años que perdió un juicio crucial: una corte de su país le ha anunciado que está legalmente muerto aunque él sea la viva evidencia de lo contrario.

Todo comenzó cuando el hombre emigró a Turquía buscando trabajo. Se fue por primera vez en 1992 y tras un breve paso por Barlad, su pueblo natal, volvió en 1999 y ahí permaneció hasta ahora.

Las autoridades turcas lo detuvieron a principios de este año por tener papeles expirados y lo deportaron de regreso a su tierra. Por desgracia, no fue bien recibido al volver: apenas cruzó la aduana, fue detenido y le informaron que había muerto en 2003.

Tras años de no tener contacto con él, la esposa de Reliu pidió el certificado de defunción de su marido y, según el vivo occiso, lo habría aprovechado para casarse en segundas nupcias.

Lo más llamativo de este caso, es que cuando fue a una corte para revertir este absurdo, la corte le denegó volver a la vida, alegando que había tardado mucho tiempo en reclamara su existencia y la informaron que no puede apelar esa decisión.

CRÓNICA

sindicato_luz_y_fuerza_13_7_2013 descarga (1) 15571320_10211499492589311_875266505_n-3-400x289 20668781_10213904029901241_1024856610_n 1-7-400x225-1 7394_1173215286039652_2439885751491440291_n-1-480x320 14799917_1245192415503084_1376223224_o-1-400x188 14803080_1245192245503101_513554789_o-1-400x188 - copia 25181783_10215026339958291_1818486693_n (1) 23140289_1752494375056502_1672632635_n 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170-1 25105385_152575145366262_203930890_n (1) Sin título44444 Sin título1111111111111 imagesIIIIIIIIII