La esposa del suboficial segundo Cayetano Vargas describió las terribles horas que debe pasar con sus dos hijos varones a la espera de noticias del submarino ARA San Juan. Además, criticó el accionar de la Armada argentina.

Sin títuloIIIIIIIIIIIIIIII

Cayetano Vargas es suboficial segundo y uno de los 44 tripulantes del ARA San Juan

«Mamá, que no se muera mi papá». El drama de la búsqueda del submarino argentino ARA San Juan desaparecido con 44 tripulantes a bordo acapara diferentes tipos de aristas. Quizás una de las más sensibles es la de las familias de los propios protagonistas de la historia.

El suboficial segundo Cayetano Vargas es un sanjuanino que vive desde hace años en Mar del Plata. Está casado con Karina y tiene dos hijos varones.

Con el pasar de los días y el incremento constante del misterio, los hijos de Vargas comenzaron a transmitirle su preocupación a la madre. Así, la mujer describió en primera persona el drama que debe atravesar para intentar contener los miedos de sus hijos y gestionar el propio.

descarga (1) 15571320_10211499492589311_875266505_n-3-400x289

«¿Qué está comiendo papá? ¿Qué hace? ¿Él está bien? Mamá, que no se muera mi papá», son algunas de las preguntas que relató Karina al medio Sanjuan8.com respecto a las palabras de su hijo menor, de 9 años y cuyo nombre no fue revelado.

Cayetano Vargas le prometió a su hijo menor traerle regalos desde Ushuaia

Cayetano Vargas le prometió a su hijo menor traerle regalos desde Ushuaia

Karina aseguró sentirse enojada con la Armada, que, según sus palabras, se encuentra atada a ciertos protocolos que entorpecieron la búsqueda. Así, afirmó que decidió no acudir a la base naval de Mar del Plata, donde se encuentra la mayoría de las familias de los tripulantes: «Prefiero estar con mi familia en mi casa».

Asimismo, Karina reveló que este viaje de su marido le dio mala espina, algo que no le había ocurrido nunca con las salidas de Vargas.

1-7-400x225-1 20668781_10213904029901241_1024856610_n

«Tengo miedo. Es la primera vez que lo sueño en su camino a Ushuaia. Nunca tuve malas sensaciones, pero esta vez lo vi llegando a casa antes de tiempo. Me saludó y le hice un chiste para que se haga cargo de los chicos, así yo podía salir», explicó.

Además, Karina comentó que su hijo de 9 años pregunta a cada hora si su padre va a volver y además espera con ansias unos regalos que el padre le había prometido, tras su paso en Ushuaia.

INFOBAE

Sin UUUUUUUUUUUUUU

14799917_1245192415503084_1376223224_o-1-400x188 14803080_1245192245503101_513554789_o-1-400x188 - copia - copia - copia 16176348_10211858617407207_97580606_n-400x221 23140289_1752494375056502_1672632635_n 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170-1 Sin título