33 (1)

Violencia doméstica, un tema que es moneda corriente en estos tiempos. Asunto que antaño estaba algo más que cubierto por cierto manto de vergüenza. Hubo un tiempo donde no se podía hablar con tanta soltura del tema e incluso estaba “bien visto” por el grueso del vulgo meterle “un bife” al niño o “fajar a la jermu”.
Circunstancias que el tiempo y el avance de la comprensión del humano y su forma de verse a sí mismo fueron puliéndolo hasta lo que es hoy, el marco de este adolescente siglo XXI.
Sin títuloIIIIIIIIIIIIIIII
22
20668781_10213904029901241_1024856610_n
En estos días, Argentina es uno de los países con mayor cantidad poblacional de especialistas en lo que a salud psíquica y mental respecta, además de contar con un mayor  número de herramientas para combatir esa clase de injusticias. A pesar de que  no siempre funciona, esto es un paso más en el avance del humano como ser comunitario.
Remontándonos a tiempos de antaño pues, principios de un siglo XX para precisar mejor. Argentina era centro de grandes cambios económicos y poblacionales. La llegada constante de barcos repletos, escupiendo familias enteras de inmigrantes europeos por doquier. Todos ellos con ojos llenos de esperanzas y bolsillos vacíos venían a estas tierras con la ilusión de lograr un futuro económico estable para sus familias. Sueño que aún hoy perseguimos nietos, bisnietos y tataranietos más de cien años después.
15571320_10211499492589311_875266505_n-3-400x289 images
  La realidad por entonces era otra. Era frecuente ver el padre llegar tarde, alcoholizado hasta los huesos, buscar a su mujer y a sus hijos para hacer brutales descargas de frustración contra ellos. Tal era el caso de Fiore Godino, inmigrante italiano que desembarcó en el puerto de La Perla de Sudamérica junto a su mujer Lucía Ruffo en 1884. Provenientes ellos de la provincia de Cosenza,  de la región de Calabria Italia. Era uno de tantos inmigrantes que vinieron buscando un futuro y se encontraron otros obstáculos. Peor aún, dejaría una tristemente célebre descendencia.
14799917_1245192415503084_1376223224_o-1-400x188 - copia 14803080_1245192245503101_513554789_o-1-400x188
Fiore fue el padre de Cayetano Santos Godino de quien hablaremos en adelante, nacido este último el 31 de octubre 1896 con graves condiciones médicas debido a que su padre contrajo sífilis tiempo antes de fecundarlo. Siendo el menor de dos hijos su infancia fue marcada a fuego por el maltrato paternal y era habitual que Fiore, su padre, le propinara sendas golpizas.
Epiléptico, bebedor compulsivo y golpeador quien fuera el hijo mayor de  Fiore se sumaría también al ritual del maltrato constante contra Cayetano.
 Con semejante matriz hogareña, Cayetano se dedicó a vagar desde temprana edad. Expulsado de varias escuelas por su mal comportamiento dedicaría estos año a hacer de las suyas en los baldíos y conventillos de los barrios de Almagro y Parque Patricios.
1-7-400x225-1 23140289_1752494375056502_1672632635_n
 El listado de sus víctimas tuvo la talla necesaria para ser considerado el primer asesino serial de la historia argentina. Siendo tan popular como “El Angel Negro”. Contando cuatro muertos y unos diez heridos, cabe aclarar que, en su mayoría se trataba de infantes, bebes y preadolescentes.  Siendo el primero de sus crímenes cometido a la tierna edad de siete años.
 Fue detenido a los dieciséis años de edad. En 1913 como parte del proceso judicial se le practicaron varias pericias médicas que concluyeron, en la mayoría de los casos, de que se trataba de una persona con profundos desequilibrios mentales entre tantas otras afirmaciones peyorativas.
Sus enormes orejas (de allí su apodo) fueron de intensa curiosidad criminalística de la época, puesto que, según Césare Lombroso, popular criminólogo de la época, aseguraba que la fealdad de los rasgos era cualidad propia de las mentes criminales. Lombroso aseveraba que, el criminal en potencia era una persona de mirada extraviada, nariz aguileña, orejas grandes y mentón largo.
16176348_10211858617407207_97580606_n-400x221 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170-1
“tales teorías hicieron que se considerase al Petiso como un delincuente nato”. Asegura el escritor y periodista Rodolfo Palacios en su libro sobre Santos Godino.
-Aquí desde elespanto.com le acercamos un listado de algunas de las víctimas de Cayetano Santos Godino alias  “el petiso orejudo”:
– Miguel Depaoli: a sus dos años fue llevado por el petiso mediante engaños hacia un baldío donde fue golpeado y arrojado sobre un montón de espinas. Un policía que pasaba se percata de lo que estaba sucediendo y lleva a ambos menores a la comisaría.
– Ana Neri: de apenas 18 meses de edad, la niña fue conducida hacia un baldío donde la golpea repetidas veces con una piedra. Nuevamente un policía, haciendo acto de presencia logra salvar a la víctima. Cayetano es liberado por la noche debido a su corta edad.
– María Rosa Face: tres años de edad. Primer asesinato de Godino. Pasó mucho tiempo desapercibido  debido a que estaba caratulado como desaparición. Cayetano confesó el crimen cuando fue detenido. Habría llevado a la niña hacia un terreno baldío ubicado entonces sobre calle Río de Janeiro, donde la estranguló y enterró viva en una zanja cubriendo la sepultura con residuos. Las autoridades al tomar conocimiento de esta fechoría se trasladan hacia la locación mencionada pero se encontraron con que habían edificado una vivienda sobre el lugar. La niña jamás fue encontrada.
– Severino González Caló: a sus dos años de edad fue conducido hacia una bodega ubicada frente al colegio del Sagrado Corazón donde es sumergido por la fuerza en un bebedero para caballos y cubierto con tablas. El propietario del lugar descubre lo sucedido pero el petiso orejudo se defiende asegurando que el niño había sido llevado hacia allí por una mujer vestida de negro. Fue conducido hacia la comisaria y luego retirado al día siguiente.
Cayetano Santos Godino terminó sus días en prisión. Probablemente de la mano de abusos y golpes de los presos del lugar. Las causas de su muerte jamás fueron del todo claras. Luego aquel penal que lo viera morir miserablemente cerró sus puertas en 1947. Tres años después de su partida hacia lo desconocido.
Muchos datos más pueden obtenerse por la web acerca de estos hechos. Incluso películas también, por ejemplo “el niño de barro” es un filme argentino del año 2007 que ilustran las fechorías de Cayetano Santos Godino.
PORTAL EL ESPANTO BARADERO
Sin título