Sin título444444

Por PABLO ARIEL GONZALEZ 

La gente a menudo se sorprende de sus propias condiciones y reacciones psicológicas. Los pacientes que se recuperan de graves trastornos psiquiátricos se quedan atónitos al recordar sus síntomas y conductas durante el episodio. A un paciente con trastorno bipolar se lo escucha decir: «No puedo creer que pensara que puedo cambiar el tiempo mediante telepatía mental» Una reacción común es: «¡No puedo creer que yo hiciera eso!»
En la práctica clínica, algunas de las personas más sorprendidas son aquellas que se han visto envueltas en una relación abusiva y controladora.

20668781_10213904029901241_1024856610_n
Cuando la relación termina, hacen comentarios como: «No sé por qué, pero quiero que vuelva» o «Se qué suena a locura, pero le echo de menos».
«No tiene sentido, él tiene una nueva novia y la está maltratando también… pero estoy celosa» Los amigos y familiares se quedan aún más sorprendidos cuando escuchan estos comentarios o son testigos del regreso de un ser querido a una relación abusiva.
Mientras que la situación no tiene sentido desde un punto de vista social, ¿tiene sentido desde un punto de vista psicológico? La respuesta es sí.
El 23 de agosto de 1973, dos delincuentes armados con ametralladoras entraron en un banco de Estocolmo, Suecia. Blandiendo su arma, un hombre fugado de una prisión llamado Jan-Erik Olsson anunció a los aterrados empleados del banco que «La fiesta acaba de empezar».
Los dos atracadores tomaron cuatro rehenes, tres mujeres y un hombre, durante las 131 horas siguientes.
Los rehenes permanecieron atados con dinamita en una cámara acorazada del banco hasta que finalmente fueron rescatados el día 28 de agosto.

14803080_1245192245503101_513554789_o-1-400x188 - copia - copia 14799917_1245192415503084_1376223224_o-1-400x188
Tras su rescate, los rehenes mostraron una actitud impactante, si tenemos en cuenta que los habían amenazado, maltratado y temieron por sus vidas durante unos 5 días.
En sus entrevistas en la prensa fue evidente que apoyaban a los secuestradores y temían a los agentes de la ley que fueron en su rescate.
Los rehenes habían llegado a pensar que los secuestradores estaban en realidad protegiéndoles de la policía. Una mujer mantuvo después una relación con uno de los criminales y otra creó un fondo de defensa legal para ayudar con los gastos de la defensa. Evidentemente, los rehenes habían creado un vínculo emocional con sus secuestradores.

18301772_1689462338026373_3038937957541774385_n-400x428
El 10 de diciembre de 2015 asumió al gobierno en la Argentina un empresario de nombre Mauricio Macri, totalmente ignorante de los padecimientos y vivencias sociales del común de los que conforman la sociedad Argentina; de largas jornadas laborales en territorio fabriles o comerciales de nuestro país, de las migas juntadas para lograr llegar a pagar los servicios públicos que alimentan cada uno de nuestros hogares, del temor a futuras flacas jubilaciones por llegar, de aterrizajes en hospitales públicos producto de carecer de una buena prepaga para vendar enfermedades que cuando vienen, lo hacen golpeando más que fuerte en organismos débiles por condición social sorteada en la timba mundana del arte de nacer y vivir en estas pampas, y de todo lo otro que el común de los mortales a diario, como el mejor de los trapecistas, debe vencer para no caer derrotado ante las circunstancias más ruinosas de esta sociedad en las que nos toca convivir desde el vamos y hasta el mismísimo cajón.

1-7-400x225-1
Desde que asumió, haya por diciembre de 2015, no ha dejado de arremeter en contra de la enorme mayoría de los argentinos con las políticas económicas, sociales, educativas, laborales y sanitarias que no ha dejado de implementar a la fecha, y que como ya aviso, lejos está en su ánimo de dejar de llevar a cabo a futuro, pero sin embargo, y a pesar de todo esto, el maltratado soberano de a pie, lo sigue adorando.
No dejan de cerrar fabricas y comercios en todo el país, no deja de engordarse la tropa de los desocupados, no paran de perder los salarios de los que aún tienen trabajo ante una inflación que ya no ladra más, va directamente al grano, muerde y demasiado en los bolsillos de todos, trabajadores en blanco, en negro y ni hablar, en el de los jubilados.
La represión como herramienta disciplinadora de los que relaman y cautivante de determinados sectores sociales de nuestro país, por lo visto, es más que fructífera y resultadista en los tiempos que corren.
Al mismo tiempo y en contraposición a todo esto, zona liberada para que los que más tienen, para que más aún puedan tener, los tarifazos en todo que aquello que a diario consumimos, utilizamos y necesitamos para sentirnos dignos como seres humanos, claramente dan cuenta de todo esto que te contamos.

15571320_10211499492589311_875266505_n-3-400x289
Con el látigo en la mano, no han dejado de sacarle derechos y beneficios justamente obtenidos a la mayoría de los argentinos, es que como lo dijeron aquel día, a esa ficción se le debía poner coto, alguien le había hecho creer a la clase media que podía darse determinados lujos, como viajar, comprarse un plasma, un celular, un auto o una casa.

Fabricantes de excluidos y más pobreza y marginación por naturaleza, allá van, así andan y sin freno alguno, seguirán cabalgando en esa misma dirección  en tiempos por llegar.

16176348_10211858617407207_97580606_n-400x221
Mañana, seguramente, muchos de esos que hoy aprobaron con su voto a esta forma de gobernar la Argentina, volverán a alzar sus quejas por todo lo que está ocurriendo en nuestro país, lo harán a viva voz, aunque casi que será en vano, hoy se ha convalidado lo hasta acá hecho, y la segunda parte de los espartanos ajustes que están por venir, y esto será indefectiblemente así, porque si cada pueblo tiene lo que se merece, nuestro pueblo no merecerá otra cosa que tener lo que hoy le toca tener.
Con su voto, se lo habrán ganado.

Sin título 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170-1