Sin título

Un informe del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba indicó que el precio al consumidor de la leche de Argentina es el segundo más caro entre 36 países.

Para el ranking elaborado por el Departamento de Estadísticas y Tendencias del organismo se tuvo en cuenta además una comparación de la evolución de los precios finales del litro de leche en los últimos cinco años.

El estudio del Centro de Almaceneros cordobés detectó que entre julio de 2013 y julio de2016 hubo «un valor histórico de venta al público, acorde a la media internacional: USD 1,00, en tanto que el precio pagado al productor se mantiene de manera ‘estándar’ en USD 0,30″. Pero en 2017 el precio de la leche en Argentina «rompe la ‘media’ internacional para situarse USD 0,55 por encima de esta».

18033793_1690166227955984_3475311716479095659_n-400x306

En un ranking (descendente) de 36 países referentes, Argentina ostenta el segundo lugar –superado solamente por Canadá– en el precio de venta de este producto.

El estudio pone de manifiesto que «Argentina durante el 2017 rompe los estándares internacionales -respecto al precio al consumidor de la leche fluida – perjudicando de manera directa a los consumidores».

15571320_10211499492589311_875266505_n-3-400x289

«Acá hay que manejar los volúmenes para que cuando sobra leche hay que exportarla sí o sí, al precio que sea, porque no hay que sobreofertar el mercado interno. Hay que buscar un sistema por el que el productor perciba lo justo. No es posible que el productor se lleve el 29% de la torta y la comercialización el 30%, la industria el 28%, y el resto el Estado con los impuestos», detalló a radio Mitre el presidente de la Mesa de Productores Lecheros de Santa Fe, Marcelo Aimaro.

1-7-400x225-1

El problema de los costos estructurales en la Argentina, en un presente de alta inflación por encima del 20% anual, también deja en evidencia que a pesar de los precios récord al público, que medidos en dólares superan los internacionales, los salarios promedioentre los mismos países comparados dejan a la Argentina en el puesto 13° del listado, según el análisis del Centro de Almaceneros de Córdoba.

«Sin lugar a dudas, el precio de la leche fluida en Argentina se encuentra desfasado y desequilibrado respecto al precio internacional, ocasionando un abrupto descenso en su consumo y el encarecimiento de sus derivados», concluyó el análisis.

 El precio de la leche fluida en Argentina se encuentra desfasado y desequilibrado respecto del internacional

Marcelo Aimaro aseguró que «el productor recibe 5,5 pesos por litro de leche, mientras que el consumidor la paga entre 20 y 25«.

14803080_1245192245503101_513554789_o-1-400x188 14799917_1245192415503084_1376223224_o-1-400x188

«No hay una política lechera y esto sumado a una fuerte crisis por la inclemencia del tiempo, ya venimos de tres crisis hídricas, hizo caer la producción de 8 millones de litros a no más de 5 millones«, es decir, un 37,5%, destacó Aimaro. «Ya importamos manteca y vamos camino a comprar leche también. En el primer semestre de este año ingresaron 392 mil kilos de manteca contra cero en 2015. La crisis también eleva los precios», manifestó.

«En ninguna parte del mundo el sector de la lechería es libre total de regulaciones. En Canadá es un sistema cerrado con cuotas en el que cada productor puede producir una cierta cantidad, no puede haber traspaso de leche entre provincias y el productor percibe un precio que se fija de acuerdo a lo que produce la industria y lo que se vende en la góndola», explicó Aimaro.

16143970_10211850532525090_461963568_n-1-400x179

«En Nueva Zelanda, país con el que nos quieren comparar, ellos son 90% exportación y 10% consumo interno, al revés de lo que es la Argentina. Para nosotros es muy difícil seguir ese modelo, porque prácticamente hoy no sobra leche y no podemos exportar, cuando el precio internacional es más bajo que el mercado interno«, agregó el titular de la Mesa de Productores Lecheros santafesino.

CAÍDA EN LA PRODUCCIÓN Y EL CONSUMO

La carestía de precios, los elevados costos de producción y la baja en los volúmenes procesados por la industria láctea se registran en paralelo a una baja en el consumo. Un informe del Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (CESNI) reveló que los argentinos consumen un 26% menos de lácteos que hace 17 años y el mayor descenso lo representa la leche (-38%), mientras el 87% de los adolescentes y el 72% de los niños de entre 5 y 12 años no alcanza la recomendación de tres porciones por día para cubrir las necesidades de calcio establecidas para las distintas etapas de la vida.

Observatorio Lácteo – Ministerio de Agroindustria.

Observatorio Lácteo – Ministerio de Agroindustria.

Apenas por encima de los 200 litros de leche por año, el consumo per cápita en nuestro país se ubica en niveles similares a los de los últimos 10 años, pero claramente por debajo de los niveles de la década de 1990.

16176348_10211858617407207_97580606_n-400x221

Según datos del Observatorio Lácteo, dependiente del Ministerio de Agroindustria, la producción de leche en el 2016 -afectada por la inundación de campos y una economía adversa- llegó a 9.895 millones de litros de leche, lo que significa una caída del 12,5% respecto a los 11.314 millones registrados en el 2015.

Asimismo, las exportaciones lácteas registraron en el 2016 una caída del 27% anual, con 1.647 millones de litros y 300 mil toneladas vendidas al exterior. Con la exportación de 135.297 toneladas de leche en polvo, con un valor promedio de USD 2.596 por tonelada, se constató una caída del 16,7 y 24,4 por ciento respectivamente.

Según el Centro de la Industria Lechera (CIL), el sector fabril cuenta con amplia capacidad ociosa. Los establecimientos argentinos podrían procesar hasta 16.000 millones de litrosde leche por año, pero hoy su producción no llega a los 10.000 millones.

Los tambos argentinos enfrentan dificultades con el encarecimientos de costos por logística, la inflación general y una menor disponibilidad de materia prima que encarece el aprovisionamiento para producir, frente a otras actividades del agro más rentables, que desplazan a la producción lechera.

«Hemos perdido unos mil tambos en el último año y medio por falta de rentabilidad y por problemas climáticos. Venimos haciendo hincapié en que hay que ordenar esta cadena. Si no lo hacemos, sin una política lechera, lamentablemente vamos a seguir decreciendo en la cantidad de tambos», comentó Aimaro.

INFOBAE

20032002_1321478967969503_1251368634478616789_n Banner_cuadrado 20206374_10213716260967135_768011459_n 20187452_10213691029456363_1793506522_o 19650498_10213483073697599_800933497_o-400x171 descarga-20 (1) 19141530_10213314684767981_941907615_n Sin título 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170-1