19114584_10213304949564607_12198216_n

En respuesta a un comunicado OFENSIVO hacia todos ellos del presidente de Germaíz S,A, Martín Demierre publicado en un medio colega, los trabajadores respondieron con otro comunicado, marcando, punto por punto, las mentiras que, según ellos, el inversor de la empresa expresó en el referido comunicado que dio a conocer a la opinión pública local.

19021993_10213267884638007_765983965_n 16176348_10211858617407207_97580606_n-400x221
COMUNICADO DE DEMIERRE
Durante 37 años la empresa Germaiz empleó más de 100 personas, abonó el equivalente de 340 Millones de Dólares en impuestos. Exportó por 900 Millones de Dólares en productos elaborados y subproductos a más de 30 países, la mayoría producto de la zona de Baradero. Lamentablemente su pasado no le asegura su futuro. Hoy la empresa está en una situación crítica donde precisa recomponer su capital de trabajo y cerrar el concurso. La nueva dirección tomó posesión en Enero 2017, presentó un plan creíble y viable en el cual el grupo comprador trabajó durante 8 meses y el cuál fue expuesto al juzgado que entiende en el concurso, al síndico, al sindicato, a los trabajadores, a las municipalidades de La Matanza y de Baradero y a los bancos.
El plan y los esfuerzos fue y es acompañado actualmente por más de 29 acreedores, la gobernación, la secretaría de industria de Nación y Provincia, la intendencia de Baradero, Intendencia de La Matanza, el Banco Nación, la SGR, proveedores y un sinnúmero de clientes de argentina y el exterior que estiman que Germaiz merece una segunda oportunidad. En efecto, este plan de restructuración permite la recuperación del capital de trabajo en dos años y el saneamiento de la empresa con un horizonte de 10 años. Hoy la deuda total actual de la empresa es de 200.000.000 Pesos (doscientos millones de pesos) y los bienes a liquidar valen apenas 120.000.000 pesos (ciento veinte millones de pesos). En caso de quiebra, nadie recibiría lo que le corresponde ya que sólo los privilegiados como AFIP, ARBA, obras sociales e hipotecas se llevan el saldo de la venta, sin contar los gastos de remate, abogados y sindicatura y una larga espera que puede demorar hasta 10 años. Por el contrario, al final del concurso, si llegamos con los votos la ecuación quedaría equilibrada y al cabo de 2 años la empresa pasaría a tener, por un lado patrimonio positivo y por el otro las primeras ganancias desde 2013 (último año con beneficios).
No sólo los acreedores harán un esfuerzo, los nuevos inversores en conjunto con bancos pondrán capital de trabajo, esfuerzo y modernizarán la empresa (optimización energética, nuevos procesos industriales, nuevo modelo de negocios). En lo que respecta a los empleados, la mayoría tiene gran antigüedad en la empresa por eso mismo y por su edad les es difícil encontrar trabajo, algunos apenas les falta 2-3 años para jubilarse. Por eso mismo se han analizado varias propuestas y se ha llegado a algunas ideas que tendrán que ser consensuadas entre la empresa y cada uno de los trabajadores, algunos tienen interés en seguir y otros ya trabajan en otra empresa. La empresa estaría dispuesta a hacer un plan de inversión y reconversión productiva en el solo caso que se llegue a una solución con 80% de los empleados. Este plan no fue hecho para quedarse con algo que les corresponde a los empleados, ni tampoco a los acreedores, fue hecho de una manera tal que haya dinero suficiente para pagar deudas, pagar las indemnizaciones correspondientes y despedidos y para recuperar la competitividad necesaria para el funcionamiento de la empresa. El mismo consiste en el pago de indemnizaciones que correspondan a medida que se venden los activos que no sean necesarios a la marcha de la empresa, la ayuda de los organismos estatales para la creación de una cooperativa de trabajo que reinsertaría parte del personal luego de una inversión en la fábrica y el pago de un seguro de desempleo que corresponda a todos los despedidos.
Un grupo de trabajo ha sido creado por Germaiz y algunos empleados interesados en la continuidad. Estamos abiertos a incorporar otros empleados a la charla, previa reunión personal con cada uno, y charlar nuevas ideas y proposiciones que se encajen a la realidad de la empresa y del interesado. Al mismo tiempo informamos, a quien se sienta aludido, que no aceptamos presiones, insultos, amenazas, coerción a proveedores, violencia física a miembros de la dirección o a empleados actuales o futuros y que en esos casos la dirección tiene una línea directriz clara “denuncia penal y despido por justa causa”.
Ing. Martin Demierre
Presidente Germaiz

15571320_10211499492589311_875266505_n-3-400x289 14799917_1245192415503084_1376223224_o-1-400x188 14803080_1245192245503101_513554789_o-1-400x188
COMUNICADO TRABAJADORES DE LA EMPRESA
Ante los dichos del señor Martín Demierre, actual presidente de la empresa Germaíz S.A., publicados el 2 de junio pasado en el portal periodístico “Baradero Te Informa”, nos vemos obligados a aclarar y desmentir varias afirmaciones del mismo.

Antes de avanzar en ninguna otra consideración se debe precisar que hace 14 meses que los trabajadores están sin percibir su salario y sin que se clarifique su situación laboral, con todos los padecimientos que eso implica. Tampoco han sido despedidos por la empresa, por lo que no han tenido acceso a ninguna indemnización, subsidio de desempleo o beneficio social alguno.

Se han hecho un sinnúmero de reclamos en instancias administrativas, en instancias judiciales, inclusive en el concurso preventivo, y la firma no ha brindado ninguna respuesta.

El cambio de presidencia de la empresa con el ingreso de Martín Demierre, a principios de 2017, había generado una expectativa favorable, pero por el contrario, continúa transcurriendo el tiempo y sigue sin haber ninguna respuesta para los trabajadores. Por parte de la empresa, hubo un intento de volver a poner la planta de Baradero en funcionamiento, los trabajadores colaboraron -sin percibir el pago del correspondiente salario- y después no se los llamó más, no se les dio tareas, y posteriormente se les cambió el candado para impedirles ingresar.

En la planta de San Justo está funcionando el sector de envasado de aceite a través de una contratista, comprando aceite de terceros, y luego lo comercializan usando la marca de la empresa. Todo eso en lugar de utilizar el crudo de la planta de Baradero, donde están las instalaciones de procesamiento del grano, como era anteriormente.

Lo único que han tenido los trabajadores es muchísima paciencia durante estos 14 meses a pesar de la situación absolutamente irregular y de gran sufrimiento por no cobrar sus sueldos. Asimismo, han agotado todas las instancias de diálogo posible, encontrándose siempre dispuestos a aportar para que la firme continúe. Por el contrario, lo único que han recibido es evasivas, respuestas falsas, maltratos y compromisos incumplidos.

La actitud de la patronal se ha continuado deteriorando, con la decisión del señor Martín Demierre de negarles el ingreso a la planta de Baradero, cuando los compañeros trabajadores han custodiado durante más de un año los bienes de la empresa para evitar robos y pérdidas. No satisfecho con ello, realizó una acusación penal contra los delegados de la planta, por supuestas amenazas, sin fundamento ni prueba alguna, buscando amedrentarlos.

Ahora, mediante un portal de noticias de la localidad, Demierre intenta descalificar a los compañeros trabajadores de Germaíz con acusaciones de “amenazas, coerción, violencia física” que no son sólo falsas e injustas, sino que con las mismas pretende incidir en la opinión pública para desacreditarlos, y a su vez inventar un falso causal de despido a fin de extinguir el contrato “con justa causa” y eludir las obligaciones que le competen.

Aclaramos además que en los dichos citados, el señor Demierre habla de un supuesto plan de reactivación que contiene elementos nunca planteados ni discutidos con los trabajadores ni con sus representantes gremiales, siendo el más grosero el de una supuesta “cooperativa de trabajo”, con la cual junto a otras condiciones adicionales revela su intención de no reintegrar a los compañeros trabajadores de planta.

Ni los trabajadores de Germaíz ni las organizaciones gremiales que tenemos el compromiso de representarlos aceptamos otro resultado para este largo abandono patronal que la continuidad de los puestos de trabajo, el pago de los salarios adeudados y el cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo 420/05 de los trabajadores aceiteros sin ningún tipo de condicionamientos.

Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario.

Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Aceitera de Capital Federal y Gran Buenos Aires.

18944976_1698831127089494_1779164949_n 1-7-400x225-1 16143970_10211850532525090_461963568_n-1-400x179

Así las cosas fue que cansados de ser testigos de tantas mentiras y ausencia total de soluciones de parte de Martín Demierre, fue que el sábado a la tarde los trabajadores de Germaíz se juntaron frente a las puertas de la fábrica, y lo hicieron con un fin muy claro y concreto, ESCRACHAR al presidente de la firma.
Y así lo hicieron nomas.

19206320_10213304950444629_1155422839_n (1) 19113368_10213304949604608_256958141_n

Sin título 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170-119114630_10213304950204623_430263632_n 19142270_10213304949964617_626169481_n 19184112_10213304949644609_808437271_n