Existen hábitos y conductas asociadas a las bajas temperaturas del otoño que aumentan el riesgo de afectar la salud del niño.

455231155_20

Atrás queda el verano y los días de sol. Con la llegada del otoño es hora de cambiar los hábitos diarios y preocuparnos de cuidar la salud del niño: guardamos la ropa veraniega para reemplazarla por ropa más gruesa para abrigar a nuestros hijos y, así, proteger la salud del niño.

Aunque el frío, en sí mismo, no es causante de enfermedades, existen hábitos y conductas asociadas a las bajas temperaturas del otoño que aumentan el riesgo de afectar la salud del niño. A continuación, situaciones comunes que afectan la salud del niño en otoño:

14803080_1245192245503101_513554789_o-1-400x188 14799917_1245192415503084_1376223224_o-1-400x188

– La caída de las hojas en otoño y el viento, hacen que el polvo flote en el ambiente, afectando la salud del niño, sobre todo aquellos que poseen alergias. Evita levantar polvo cerca del niño y retira a diario las hojas caídas.

– En otoño, el frío junto al esmog producen un aumento de enfermedades respiratorias como gripe, resfriados comunes, neumonías y faringitis, y surgen  enfermedades que afectan netamente la salud del niño, como el virus sincicial.

1-7-400x225-1

– La contaminación intradomiciliaria, producida por los diferentes tipos de calefacción (parafina, leña o carbón), afecta la salud del niño, pues el frío aumenta el uso de algún tipo de calefacción, lo que genera un ambiente poco ventilado, propicio para el brote de alguna enfermedad.

– En otoño, la búsqueda de calor y la reticencia a exponerse al frío exterior, provoca la permanencia en ambientes cerrados, facilitando el contacto con personas enfermas, esto, afecta aún más la salud del niño.

16143970_10211850532525090_461963568_n-1-400x179
– La humedad aumenta el riesgo de enfriamiento y provoca cambios bruscos de temperatura al salir al exterior, por eso se recomienda, para cuidar la salud del niño, mantenerlos abrigados y evitar cambios bruscos de temperatura en otoño.

– La contaminación ambiental aumenta en los meses de otoño e invierno, sumado a la contaminación intradomiciliaria, afecta principalmente la salud del niño y de lactantes.

15571320_10211499492589311_875266505_n-3-400x289

Por esto, es necesario tomar las siguientes medidas en otoño para cuidar la salud del niño:

– Ventila diariamente las habitaciones para proteger la salud del niño.

– Utiliza preferentemente estufas eléctricas o a gas. Si no cuentas con una, cambia las mechas de las estufas a parafina cada otoño.

– Evita el exceso de abrigo en ambientes calefaccionados o la falta de abrigo en la intemperie para no afectar la salud del niño.

– Si en tu casa hay un enfermo con gripe, lava bien tus manos después de cada contacto, además, evita que los más pequeños compartan con un enfermo, así, cuidas la salud del niño.

16176348_10211858617407207_97580606_n-400x221

– Es importante que con la llegada del otoño los más pequeños estén con todas sus vacunas al día para favorecer la salud del niño.

– Cambia de inmediato la ropa húmeda en caso de que se moje y evita los cambios rápidos de temperatura.

16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170-1

– Atiende a tiempo cualquier síntoma de enfermedad o infección, evitando la automedicación, esto, para no afectar la salud del niño con otras afecciones.

Fuente: Departamento de epidemiología, Ministerio de Salud.

18033793_1690166227955984_3475311716479095659_n-400x306