Enfermedades-

Los infartos, accidentes cerebrovasculares y Epoc encabezan el ranking. En conjunto, causan una de cada tres muertes en el país.

Los infartos, los accidentes cerebrovasculares y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc) son las principales causas de muerte en la Argentina, y en su conjunto producen alrededor del 32 por ciento del total de decesos en el país.

Los datos –que corresponden a 2013– revelan, además, que desde 1990 no han cambiado las tres primeras condiciones de salud por las que mueren más argentinos, y, a su vez, que esas enfermedades son también las que generan más mortalidad a nivel global.

1-7-400x225 15571320_10211499492589311_875266505_n

El “top ten” de lo que más nos mata en la Argentina se completa con: neumonía, mal de Alzheimer, cáncer de pulmón, cáncer de colon, diabetes, enfermedad renal crónica y enfermedad cardíaca hipertensiva.

La información surge del estudio “Mortalidad global, regional y nacional por causas específicas durante el período 1990-2013: un análisis sistemático del Estudio de Carga Global de Morbilidad 2013”, que fue publicado el jueves en The Lancet.El trabajo fue realizado por un consorcio internacional de más 700 investigadores, incluye 188 países y fue dirigido por el Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud (Ihme) de la Universidad de Washington (Estados Unidos).

14803080_1245192245503101_513554789_o 14799917_1245192415503084_1376223224_o

Unas más, otras menos

Al desagregar los datos relativos a la Argentina para ver la evolución de las enfermedades, se advierte que en 2013 la neumonía y la Epoc se cobraron más vidas que hace 33 años, con un incremento del 178 y el 108 por ciento respectivamente en los números absolutos.

La mortalidad por Alzheimer, a su vez, también registra un aumento en el período analizado que asciende a un 101 por ciento.

15843975_127370514429749_5190036578112210499_o44444444444444444444 15825959_127395811093886_224757216781418642_n

En cambio, aunque sigue siendo la primera causa de muerte, el infarto muestra una reducción del 14 por ciento en la cantidad de decesos ocasionados entre 1990 y 2013.

Un dato significativo, a su vez, es que la enfermedad cardíaca isquémica mostró en 2013 un mayor impacto en las mujeres que en los varones, ya que causó 26.413 muertes de mujeres y 22.883 de hombres.

Con la Epoc, en cambio, aparece la situación inversa: el año pasado fallecieron 16.668 varones por esa enfermedad, contra 11.250 mujeres.

Los accidentes de tránsito y los suicidios, a su vez, fueron en la Argentina las dos principales causas de muerte en la población de 15 a 49 años.

16143970_10211850532525090_461963568_n 16144679_10211858617287204_671642703_n

En los niños menores de 5 años, entretanto, la mayoría muere por anomalías congénitas. A nivel infantil, además, se registra una reducción del 58 por ciento en la mortalidad por complicaciones vinculadas a la prematurez.

Mas años de vida

A nivel global, se observa que las personas viven más tiempo, en parte debido a la reducción en la mortalidad por enfermedades cardiovasculares en los países de altos ingresos, y a la reducción de muertes infantiles en los países con ingresos bajos.

Así, la expectativa de vida en todo el mundo para ambos sexos alcanzó en 2013 los 71,5 años, contra 65,3 de 1990.

En el país, mientras tanto, las mujeres tienen una expectativa de vida de 79,6 años y los varones de 72,3 para 2013, contra 76,2 y 69, respectivamente, en 1990.

16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170 17523012_1669587300013877_6259844287298897677_n

Según el estudio, la Argentina ocupa el puesto 59° entre los 188 países relevados en la expectativa de vida femenina, y el 71° para ese indicador en varones.

El primer lugar para las mujeres es Andorra, con 86,7 años de expectativa de vida, y Qatar para los varones, con 81,2.

El último puesto del ranking, para ambos sexos, lo ocupa 
Lesotho (África), donde las mujeres viven en promedio 51,2 años y los varones sólo 45,6.

Diferencias entre países

El estudio muestra que los problemas de salud de los países con ingresos bajos, si bien tienen grandes mejoras en la longevidad (Bolivia, Nepal, Níger), son muy diferentes a los de países con alto desarrollo (Japón, Estados Unidos).

LA VOZ