nino_sonandose-1024x755

Los expertos aseguran que la época de mayor riesgo de contagio de enfermedades infantiles es entre septiembre y octubre. ¿Por qué estos meses? ¿Cuáles son las enfermedades propias del otoño? Sigue leyendo, además te contaremos cómo prevenirlas.

Septiembre es el mes de la vuelta al cole, a las guarderías, y el contacto con otros niños y la gran cantidad de niños por aula hacen que el germen encuentre un lugar perfecto para atacar. Alergias, catarros y gripes, faringitis y bronquitis, otitis, diarreas… los virus del otoño vienen con las pilas cargadas, pero tranquilos, normalmente no será nada grave y ¡en 3 o 4 días estará como nuevo!

1

magen: www.neo-esnatural.com

¿Cómo prevenir las enfermedades del otoño en niños?

  • En otoño, la caída de la hoja y los cambios en la flora, junto con la proliferación de los ácaros, a los que favorecen las condiciones de humedad y bajas temperaturas, hacen que las alergias se multipliquen. A veces pueden confundirse con el catarro, pero si pasados 15 días los síntomas persisten, no hay fiebre y mantiene los estornudos y el moquillo líquido, es cuando podemos plantearnos que tiene una alergia. ¡Al médico a que le recete algún antihistamínico! Eso sí, evita colapsar urgencias, llévalo al pediatra de siempre.

14803080_1245192245503101_513554789_o 14799917_1245192415503084_1376223224_o

  • El problema de las alergias es que debilitan al sistema respiratorio, que se ve atacado también por los virus del otoño. El catarro y la gripe estarán esperando en la puerta para entrar. Una de las diferencias más claras entre ambos está en la fiebre. Mientras que en los catarros no suele aparecer, sí es frecuente que aparezca en la gripe. Lo mismo sucede con los dolores articulares, típicos de la gripe y más infrecuentes en el catarro común. Para ellos el mejor consejo es la prevención: mantenerse bien hidratado, evitar los cambios bruscos de temperatura, cuidar el sueño y la alimentación.
  • Las bronquitis y faringitis no suelen presentar complicaciones salvo en niños menores de dos años o con enfermedades respiratorias. Lo mejor es aplicar los mismos consejos de prevención que en la gripe y, además, utilizar miel para suavizar la garganta e hidratarse con frecuencia para disminuir el dolor al tragar.

15571320_10211499492589311_875266505_n

  • La otitis también viene con fuerza en otoño. Su prevención pasa por evitar los cambios bruscos de temperatura y tomar vitamina C y frutos secos que ayuden a potenciar nuestras defensas frente al ataque de los virus.
  • Fiebre. Para recuperarse de sus efectos y evitar la deshidratación, nada mejor que un zumo de cítricos, rico en vitamina C.

Imagen: meetlo.com

  • Dolor muscular. En este caso nuestras mejores aliadas son las infusiones relajantes, como las de orégano o jengibre.
  • Los frutos secos recargan la energía: nada mejor para reforzar el sistema inmunitario que la ingesta de alimentos ricos en zinc. Cacahuetes, nueces y cereales son la mejor opción.

15843975_127370514429749_5190036578112210499_o44444444444444444444 15825959_127395811093886_224757216781418642_n

  • Frutas y verduras: los altos niveles de vitaminas de las frutas y verduras de esta temporada, son un gran refuerzo para las defensas. El ajo, muy indicado en estas fechas por sus efectos fluidificantes que ayudan a descongestionar las vías respiratorias, el brocoli, las espinacas y los cítricos son los fundamentales.
  • Y si es necesario, llévalo al médico. Nada de automedicarlo en casa, los especialistas le indicarán el tratamiento más adecuado.

Imagen: www.salud180.com

16790856_1654475614858379_710462119_n 16176348_10211858617407207_97580606_n 16143970_10211850532525090_461963568_n 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170 17094266_10212255017916972_799542410_n (2)