12923093_10207497075482964_6840748909009924196_n22222222222

Por PABLO ARIEL GONZALEZ

En una conducta repetida en el tiempo una y otra vez desde que asumió como intendente, Fernanda ante cada hecho relevante y grave que ha acontecido en nuestra ciudad, en todos los casos ha optado por el silencio o la distracción como respuesta a ellos.

En su lugar preferido para comunicarse con nuestra población, su face, en todos los casos ha elegido publicar buenas noticias, y desconocer muchos de los graves hechos que han envuelto a Baradero desde el 10 de diciembre a la fecha.

El tema de la inseguridad se viene pesado, muy pesado, corridos de las grandes urbes de nuestra provincia, se avizora la llegada de huéspedes no deseados a Baradero, los últimos hechos VIOLENTOS acontecidos con gente a mano armada y a cara descubierta, dan cuenta de todo esto.

Los distintos intendentes del conurbano y ciudades como Zárate, Campana y San Nicolás, han presionado fuertemente ante las autoridades nacionales y provinciales a los efectos de que se refuerce en sus comunas, con fuerzas federales,  todo lo que hace al trabajo de prevención de delitos, y los efectivos han sido enviados a cada una de ellas, efectivos, patrulleros y logística a los fines de parar con toda esta locura que se vive en la provincia en la que ya no se respiran tan buenos aires.

Nuestra intendenta debe asumir la misma postura, no hay lugar para silencios ni intentos de minimizar lo que esta pasando, nuestra sociedad necesita escuchar un mensaje claro, preciso y firme de parte de nuestro gobierno, uno que genere un poco de paz, tranquilidad y esperanza, esa que reposa en el hecho de saber que los que tienen la responsabilidad, facultades y herramientas para neutralizar este tipo de envestidas, están actuando a la altura de las circunstancias.

La intendente tiene todo nuestro apoyo, y descontamos que el tuyo también, acá no deben existir camisetas y colores partidarios que confundan el rumbo a seguir, porque la inseguridad no entiende de ellas, es totalmente daltonica en ese aspecto.

La intendente tiene que salir, sacar la cabeza, que nuestros vecinos escuchen lo que piensa y va a hacer en este sentido, no hay más lugar para silencios, si no se entiende la cuestión de esta forma, evidentemente deberemos concluir que en San Martín y Rodríguez, quienes nos gobiernan, están literalmente en otra cosa.