Si eres tan amante del queso como nosotros y siempre intentas incorporarlo en todas las recetas posibles, ¡anota esta idea! En RecetasGratis.net queremos enseñarte a preparar este delicioso pollo en salsa, con roquefort, champiñones y cebolla, un plato lleno de sabor y textura.

Aunque muchas son las personas que rechazan probar el queso azul por su fuerte olor, este tipo de queso cuenta con un sabor inigualable, intenso y perfecto para combinarlo con todo tipo de carnes, pescados e, incluso, añadirlo a nuestras pizzas favoritas. Por ello, a continuación de mostramos paso a paso cómo hacer pollo al roquefort con champiñones, una receta de pollo salteado fácil y rápida.

 

img_pollo_al_roquefort_con_champinones_59048_600

Ingredientes para Pollo al roquefort con champiñones

Pasos para preparar Pollo al roquefort con champiñones

  • Para darle un toque extra de sabor al pollo al roquefort, cortamos la cebolla en juliana y la sofreímos en una sartén con aceite caliente. Si no te gusta la cebolla blanca, puedes sustituirla por puerro.

  • Cuando la cebolla empiece a tomar color, troceamos las pechugas de pollo al gusto y las agregamos a la sartén. Espolvoreamos pimienta al gusto y sal. Podemos cortar la carne en tiras, cubos más o menos grandes… Movemos la preparación con una cuchara de madera para integrar los ingredientes y seguimos cocinando la receta de pollo salteado.

 

  • Una vez que el pollo esté bien salteado, cortamos los champiñones en láminas y los agregamos a la sartén. Te recomiendo que no los trocees en láminas muy finas, puesto que durante la cocción reducirán su tamaño.

  • Movemos constantemente el pollo con champiñones con ayuda de una cuchara de madera o espátula. Cuando los champiñones estén listos, agregamos el queso roquefort troceado. Puedes añadir la cantidad que quieras de queso azul, puesto que dependerá de si quieres que el pollo al roquefort quede con un sabor intenso o, por el contrario, suave.

 

  • Cuando el queso roquefort se haya fundido e integrado por completo en la receta de pollo con champiñones, añadimos la crema de leche y mezclamos. En algunos países, la crema de leche es conocida como nata para cocinar.

 

  • Mueve la preparación y apaga el fuego sin apartar la sartén. Este es un truco muy eficaz para conseguir que la salsa espese rápidamente y podamos disfrutar de la pechuga de pollo con champiñones y queso lo antes posible.

 

  • ¡Listo! Cuando la salsa blanca haya alcanzado el grado de espesor deseado, servimos el pollo al roquefort con champiñones caliente, acompañado con una rebanada de pan y una ensalada de rúcula y canónigos, por ejemplo. Si quieres aprender a preparar tu propio pan, no te pierdas la receta de pan casero esponjoso, ¡es muy fácil!