maxresdefault

La usucapión, llamada técnicamente prescripción adquisitiva es un modo de adquirir el derecho de propiedad sobre inmuebles, por medio de la posesión continuada en el tiempo y luego de cumplir los requisitos determinados por la ley. Es definida por el art.3948 del Código Civil que dice: “La prescripción para adquirir, es un derecho por el cual el poseedor de una cosa inmueble, adquiere la propiedad de ella por la continuación de la posesión, durante el tiempo fijado por la ley”.-

La posesiónes un remedio en el sentido que juega un papel importante para el saneamiento de títulos, y consolidad situaciones de hecho ante el abandono de los propietarios, transforma al poseedor legal en propietario, teniendo también una función social manteniendo la productividad de los bienes.-

El Código Civil determina que quien adquiere un inmueble con buena fe y justo título prescribe la propiedad por la posesión continua de diez años y de no contar con título a los veinte años, de allí que es también llamada posesión veinteañal, determinando que quien ha poseído durante veinte años sin interrupción alguna, no puede oponérsele ni falta de título ni la mala fe en la posesión (arts.3999 y 4016).-

El decreto ley 5756/58 reglamentó los requisitos para el juicio de usucapión determinando que: a) El juicio será de carácter contencioso y deberá entenderse con quien resulte titular de dominio del inmueble, conforme las constancias registrales, b) Con la demanda se acompañará plano de mensura suscripto por profesional, y aprobado por la oficina correspondiente, c) Se admitirán toda clase de pruebas, pero no basta solo la testimonial, será considrado especialmente el pago de impuestos y tasas que graven el inmueble.-

Hay que puntualizar que el trámite del juicio por usucapión no es sencillo, requiere el cumplimiento de estrictas normas en materia probatoria, y aún la intervención del defensor oficial para el caso de no hallarse el anterior propietario, y en presencia de éste sostener una fuerte controversia, en donde el poseedor lleva muchas veces las de perder, dado que el simple hecho de no pagar los impuestos, o no ejercer la posesión sobre el lugar, no son por sí mismos hechos que hagan perder la propiedad.-