los-dilemas-de-la-prensa

Frente a la crisis que vive el país , los medios que adhieren a Cambiemos y necesitan sostener cierta reputación  se encuentran ante un verdadero dilema,  cuando el peso de la realidad económica y social vuelve ineludible que se traten estos temas.

Algo es seguro en los medios durante esta época macrista. Frente a la agudización de una crisis severa, basada en un plan económico que deja todas las variables económicas y financieras libradas al azar, los medios que adhieren a Cambiemos se encuentran ante un verdadero dilema.

Saben que, tal como señaló Julio Blanck en una entrevista, han hecho “periodismo de guerra” y deben ahora ser oficialistas disimulando con críticas que sostengan un relato de objetividad y neutralidad. Que es, obviamente, falsa. Tan falsa como la idea del periodismo independiente.

Ahora bien, cuando uno escucha a periodistas que necesitan sostener cierta reputación frente a cierto sector de la opinión pública que fue opositor al kirchnerismo, está claro que están ante un dilema. Por un lado deben sostener el relato oficialista en el que todos los males fueron por culpa de “la pesada herencia”. Y por el otro, deben hacer periodismo forzados por el peso de una realidad. Los tarifazos, el ajuste, la recesión, la devaluación, el aumento de la pobreza, la desocupación y el incremento de la inseguridad, son realidades cada vez más insoslayables para los medios que hicieron “periodismo de guerra”.

Hoy por hoy, estas temáticas se vuelven ineludibles en estos medios que ya cada vez menos pueden sostener el relato de la corrupción K exclusivamente, sabiendo que en el propio seno del macrismo hay temas como Panamá Papers que frecuentan la agenda periodística.

Ante todo esto, vale hacer una conclusión. Si los medios, y por ende la prensa pro-Cambiemos, se ven cada vez más obligados a mostrar informaciones que no serían necesarias mostrar si el timón estuviese controlado, es porque la realidad social, económica y política del país está muy mal. Y esto por culpa de un plan político y económico que tiene prioridades claras: beneficiar a los sectores más concentrados y minoritarios de la sociedad. Frente a esta circunstancia, está claro que no se puede tapar el sol con las manos.

PORTAL NUESTRAS VOCES