collage_photocat66666666666

Por Pablo Ariel GONZALEZ

Hace unos días tomamos conocimiento que a raíz de gestiones realizadas desde el administrador del hospital, el farmacéutico Marcelo “Fatiga” Daubian, se firmó un convenio con PAMI, a los efectos de que, al igual que acontece en el sanatorio privado, los más de cinco mil afiliados a la referida obra social en nuestra comuna, puedan ser internados en el nosocomio público de Baradero.

Esta iniciativa asumida por el administrador del Lino Piñeiro no merece ni acepta otra reacción que no sea su celebración, destaque, y acompañamiento de parte de todos aquellos que, desde siempre, venimos bregando por una alternativa, real y concreta, a lo que conoce y conceptualiza como, el monopolio de la salud que desde décadas, reina en nuestra comuna.

A partir de esta decisión tomada, algo empieza a florecer en ese sentido, la primera semilla en torno al cambio de realidades que afectan al conjunto de nuestra ciudadanía, en este caso, en lo que a la salud se refiere, fue sembrada, y por lo que estamos sabiendo, esto es nada más que el comienzo de lo que pretendemos sea, una nueva era en este aspecto.

También se ha cerrado acuerdo con la obra social del personal de las fuerzas armadas, miembros de la prefectura adentro, y además, muy avanzadas se encuentran, las negociaciones para incorporar una prepaga, la más lujosa en vidriera, nos referimos a OSDE.

Con este accionar de parte de las autoridades políticas de Baradero, como te dijimos, algo novedoso y muy saludable comienza a dar a luz por estas pampas, y que hace a esa competencia que el Sanatorio SAMI (Clínica Sindical) evidentemente está requiriendo para empezar a derribar los vicios que todo monopolio adquiere en el tiempo, y que lo único que logra es, menoscabar, restar de eficiencia, desatender aquellas cuestiones que hacen a todo negocio que no encuentra rival ni opción al momento de brindar un servicio a “su clientela”, y que se traduce en aburguesamiento, mala calidad de prestación y atención a los asistidos, falta de necesidad de inversión en torno a  optimizar resultados, soluciones y eficacia, de frente a enfermedades, patologías y males que desde la salud aquejan a miles de baraderenses, entre otras tantas cosas que, a partir de estas situaciones, y sin dudarlo, se plantan como perjudiciales a todos, en sociedades, sea cual fuera esta.

Deseamos que se pueda mantener en el tiempo, que el lobby que ya vendrá, y los codazos de un grupo, reducido, pero muy potente de médicos, no logre arrodillar esta iniciativa, hasta dejarla totalmente vacía de contenido.

Deseamos también que esta marcha no solo siga manteniendo lo logrado, sino que, a su vez, ella haga ir por más, y acá puntualmente nos referimos a nuevos convenios, con otras obras sociales, entre ellas con la populosa OSPREM.

Esperemos se siga avanzando sin fatiga, hasta acá, y mientras tanto, solo felicitaciones por la decisión asumida, nuestros vecinos pedían a gritos que algo se haga respecto de este tema, y la primer semilla, debemos decir, ya ha ido sembrada, y lo celebramos.