12923093_10207497075482964_6840748909009924196_n

Por Pablo Ariel GONZALEZ

El fin de semana pasado, tanto la UCR como el PRO a nivel local, desarrollaron actividades individuales con motivo de celebrarse un nuevo aniversario del día del niño, en este caso, en nuestra ciudad.

En este sentido la UCR llevó a cabo su evento en el comedor «La Manitos», mientras que la fracción del PRO liderada por Dante Gabilondo, y en consonancia con lo hecho por ese partido político en todo el país, salió a timbrear casa por casa en la localidad de Portela.

A ninguno de los dos eventos asistió la intendenta.

Al día siguiente enterada de estos hechos, y de manera más que ofuscada con los organizadores, a ellos se dirigió para plantearles su total disconformidad por lo acontecido, según ella, nadie le comunicó sobre la realización de estos actos.

Además de demostrar una vez más todo eso que te venimos contando de un tiempo a esta parte y que hace a la falta de unidad entre las partes que conforman CAMBIEMOS a nivel local, empieza a dejar en evidencia otras cuestiones, la autoridad de Fernanda, y producto de su abstracción, falta de interés y participación, y poco compromiso en tantisimos temas que hacen a su gobierno, está menguando dramáticamente a medida de los días avanzan y los tiempos corren.

Así las cosas fue que decidió citar a todos los funcionarios y concejales de su bloque a una reunión extraordinaria en su despacho, la cual se llevó a cabo este lunes por la noche, y de ella participaron más de treinta funcionarios de su gobierno.

Los convocados pronosticaban momentos difíciles, fueron preparados para recibir fuertes reproches, duras criticas y alguna que otra advertencia por lo ocurrido de parte de la intendenta, pero nada de esto ocurrió,  si bien en su espíritu para ello fue convocada, vaya a saber porque, la intendenta decidió bajar los decibeles y no arremeter contra aquellos que no la tuvieron en cuenta al momento de llevar a cabo tan interesantes movidas en el terreno baraderense.

Cosas que pasan viste.