IMG_9897-320x380

Las pymes quedaron afuera del fallo de la Corte que anuló el aumento de tarifas, al igual que comercios y clubes. Se reunieron para coordinar estrategias y están presentando nuevos recursos judiciales.

Las pymes quieren sobrevivir y van contra el tarifazo. El fallo de la Corte atendió únicamente el reclamo de consumidores residenciales, que implican algo menos del 20% del total facturado. El sector de la pequeña y mediana empresa, acompañado por clubes de barrio y las cooperativas, lanzarán una batería de medidas judiciales para detener el aumento de sus servicios. Este lunes se reunieron con Héctor Recalde, jefe de la bancada kirchnerista, en la Cámara de Diputados para coordinar estrategias.

El tema desbordó al oficialismo y unificó el reclamo de la oposición. Los pedidos de participación en la audiencia pública obligaron a Cambiemos a recalcular las fechas y tuvieron que posponer una semana la audiencia prevista en la Usina del Arte de la Ciudad de Buenos Aires, que finalmente se llevará a cabo el 16 de septiembre, de acuerdo a una Resolución publicada en el Boletín Oficial de este martes.

¿Por qué no en el interior?, reclaman las organizaciones sociales y los dirigentes políticos. Esa será, sin dudas,  otra de las batallas que el Pro tendrá que dar para explicar porqué las audiencias son escasas y porteñas.

Las Pymes unificaron voluntades y se reunieron en la Confederación General Empresaria de la Argentina (CGERA) y en la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Se sumaron APYME, CEEN y Asociación Pyme. De la reunión participaron cuatro abogados, que se encargaron de responder los principales interrogantes y delinear las estrategias futuras: decidieron al unísono avanzar con las cautelares para detener los tarifazos.

Según el reclamo de las cooperativas y de los empresarios nacionales, el aumento de las tarifas los perjudica doblemente: Primero, por el aumento de los costos; y en segundo lugar por el derrumbe del mercado interno.

Las cámaras Pymes harán una presentación judicial colectiva, posiblemente en los primeros días de septiembre. Además, cada empresa va a concretar amparos individuales en distintos puntos del país.

El juzgado no está aún definido, pero se calcula que podría recaer en el despacho de la jueza federal de San Martín, Martina Forns, quien a comienzos de agosto había suspendido las resoluciones del Ministerio de Energía que determinaron aumentos en las tarifas del servicio de luz. Su postura, desde un comienzo, se fundamentó en la ausencia de audiencias públicas.

Ese fue también uno de los argumentos centrales del fallo de la Corte. El Gobierno no realizó audiencia pública previa, tal como establece la ley, por eso no se podía concretar ningún aumento. La misma lógica, si funcionó para residenciales, tiene que aplicarse al resto de los usuarios.

Los Pymes decidieron además que cada cámara instruya y aconseje a sus representados para que hagan presentaciones individuales, con casos específicos, para demostrar la heterogeneidad.

Algunas lecturas del fallo del Máximo Tribunal ponen el foco sobre las acciones colectivas, como el reciente artículo del abogado Roberto Gargarella. Por ese motivo, el trabajar sobre la opción colectiva y las presentaciones individuales servirá para atender a cualquier eventual intento del Gobierno de detener las presentaciones judiciales.

En Cambiemos, el golpe político es tanto mayor que el fiscal. Además de perder la pulseada, con una oposición unificada, la decisión de la Corte atendiendo al reclamo de los usuarios terminó de empañar el sueño del clima de inversiones con el que se proponen tentar al capital foráneo.

Los dirigentes de las pymes se reunieron además con el diputado Recalde, en su despacho. El ex abogado de la CGT hizo de un análisis exhaustivo del fallo y destacó en líneas generales el resultado obtenido hasta ahora en la Justicia. Según su lectura, la decisión de los supremos habilita cuestiones como por ejemplo la audiencia pública, que no es vinculante, pero además señala que las tarifas no pueden ser confiscatorias y que, en resumidas cuentas, tienen que poder se pagadas por los usuarios.

Recalde también los alentó a realizar acciones colectivas, y les pidió integrarlas con las cooperativas y las fábricas recuperadas. Para el Diputado, el sector productivo es el más perjudicado y debe reclamar en conjunto.

Ahora, además, se suma el reclamo -mediático por ahora- de la Unión Industrial Argentina (UIA), que intenta hacer equilibrio entre el buen vínculo con Cambiemos la representatividad del sector empresarial.

Con un turbio clima económico y una oposición que por primera vez encontró una bandera común, las Pymes están desfilando por los canales de televisión con facturas exorbitantes y los efectos del tarifazo sobre la imagen del gobierno siguen aún después del fallo de la Corte.  Los usuarios ya salieron a la calle por este tema y en el gobierno ya están asumiendo que se trata de la primera derrota política grave que sufrieron.

@alegiuffrida

PORTAL NUESTRAS VOCES