IMG_9208-1170x600

En el paro docente, a los reclamos por la reapertura de las negociaciones paritarias, se suman las denuncias de los gremios por el “desmantelamiento de programas educativos nacionales” bajo el disfraz de un “pseudo federalismo” y la subejecución presupuestaria. Además, en lo que va del año, los docentes alcanzados por el impuesto a las ganancias se cuadruplicaron. En tanto, el ministro Bullrich y su equipo de gerentes desconocen los reclamos y afirman que “estamos en el camino correcto”.

Consideramos que los aumentos otorgados han sido significativos y observamos una caída de los índices de inflación desde el mes de julio”, expresó ayer Esteban Bullrich. “La situación es grave, porque significa el incumplimiento de las actas paritarias firmadas por los gobiernos provinciales y el ministerio educativo nacional con los gremios”, advierte Sonia Alesso, Secretaria General de CTERA.

Sucede que “la mayoría de las jurisdicciones acordaron subas de entre el 32% y el 34%” para todo el año pero fraccionando el incremento salarial en dos cuotas (una a cobrarse en marzo y otra en septiembre). Además, incluyeron una cláusula en la que las partes se comprometían a efectuar un monitoreo periódico de la inflación para que, en caso de experimentar subas no programadas, “se pueda reabrir la paritaria a mitad de año”.

Éstas paritarias, que fueron negociadas en febrero, pocas semanas después de que el ministro de hacienda, Alfonso Prat Gay, dijera que la inflación 2016 rondaría el 25% anual, quedaron desfasadas ante una inflación creciente que en losprimeros 7 meses del año ya acumula 32% (IPC CABA) y proyecta cerrar el año rondando el 46% o 47% (INDEC),

Ante este panorama, desde hace más de un mes, educadores de todo el país vienen pidiendo que se reabran las paritarias ya que, de lo contrario, a fin de año volverá a pasar lo que sucedió al cierre del primer semestre, cuando la inflación acumulada ya rozaba el 30% y los docentes sólo habían cobrado el primer tramo del aumento, por lo que experimentaban una pérdida salarial de entre el 10% y el 12%. que en término de pérdida del poder adquisitivo es aùn mayor por el impacto del transporte, los servicios, y la comida.

Subejecución presupuestaria

La líder de CTERA sostiene que el incumplimiento del acta paritaria no se reduce exclusivamente a la cuestión salarial sino que se extiende a otras ramas y posee un denominador común: “la subejecución presupuestaria”. El área de Gestión Educativa es un claro ejemplo de ello. Comandada por Max Gulmanelli y un ingeniero industrial sin otra experiencia que trabajar para Phillip Morris, el área -encargada, por ejemplo, de ampliar la jornada extendida en el nivel primario- que tendría que haber ejecutado cerca de dos tercios de su presupuesto, sólo ejecutó el 40%. De Gestión educativa también dependen el plan FINES, las políticas de inclusión de TIC en la enseñanza y las iniciativas de fortalecimiento de la educación especial, rural, artística y en contextos de privación de libertad. Todas estas políticas van quedando truncas por la subejecución presupuestaria.

Los programas socioeducativos, que en las paritarias de febrero Esteban Bullrich se comprometió a continuar, también fueron sistemáticamente vaciados, según denuncian los gremios docentes. El grado de desfinanciamiento es tal que los centros de actividades infantiles (CAI) y juveniles (CAJ), así como los coros y orquestas han dejado de existir en gran parte de las jurisdicciones.

Cuadro 1: Ejecución Presupuestaria del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación al 14 de agosto de 2016.

presupeducejec14-8-16Fuente: Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas. Los importes se encuentran expresados en millones de pesos.

Como se observa en el cuadro sobre ejecución presupuestaria del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación (MEyDN), las “Acciones en Formación Docente” también presentan un altísimo nivel de subejecución: al 14 de agosto se habían utilizado apenas el 30% de los recursos presupuestados para dicho fin.

El hecho choca de frente con expresiones de funcionarios del área educativa del oficialismo que postulan –con bastante asiduidad- la necesidad de que los docentes tengan una formación de calidad y que existan políticas de Estado que logren trascender los signos partidarios. Con el presente panorama, se están dejando de lado más de 10 años de políticas en la materia. El artículo 10 de la Ley de Financiamiento educativo del año 2005 fue el punto de partida, reforzada un año más tarde por el artículo 67 de la Ley de Educación Nacional que reconocía “el derecho de todos los docentes del sistema educativo a la capacitación y actualización integral, gratuita y en servicio, a lo largo de toda su carrera”. Estas leyes nacionales fueron el puntapié del “Plan Nacional de Educación Obligatoria y Formación Docente 2012 – 2016” (Res. 188/12) y del “Programa Nacional de Formación Permanente” (Res.201/13) votados por unanimidad por todos los ministros de educación –incluido Bullrich como ministro de CABA- en el Consejo Federal de Educación en 2012 y 2013. “Es de suma gravedad porque sin formación docente no hay calidad educativa” advierte Eduardo López, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) de la CABA.

Otro caso que vale la pena resaltar es el de la categoría “infraestructura y equipamientos”. Entrados ya en la segunda quincena del octavo mes del año, Bullrich lleva ejecutados apenas el 9,4% del presupuesto destinado a refaccionar o ampliar las instituciones existentes, así como también a construir nuevos edificios. A Eduardo López el dato no lo sorprende: sucede que durante los años de Bullrich y el PRO en la Ciudad, no sólo descendió la participación de la inversión en infraestructura escolar como porcentaje del presupuesto total (pasando del 1,34% en 2007 al 0,56% en 2013) sino que además el área “fue la más subejecutada de toda su cartera” señala López.  Desde su gremio, realizaron un relevamiento de los problemas de infraestructura y mantenimiento escolar en la CABA que puede verse acá. Allí, pueden observarse una enorme cantidad de denuncias relativas a la falta de mantenimiento edilicio de las escuelas porteñas.

Por último, otro de los ítems que presenta una llamativa subejecución es el relacionado al “Mejoramiento de la calidad educativa”. Pese a ser uno de los objetivos enumerados por el ministro en sus apariciones públicas, hasta el momento sólo el 6,64% de su presupuesto se puso en marcha.

Más docentes pagan impuesto a las Ganancias

impganDesde finales de junio que distintos gremios le hacen llegar a las autoridades educativas nacionales y provinciales su preocupación por la escalada inflacionaria, la subejecución presupuestaria -que conlleva al desmantelamiento de políticas educativas nacionales- y el incremento del número de docentes que son alcanzados por el impuesto a las ganancias. Sin embargo, tras casi dos meses de espera, las situaciones denunciadas no mejoran e incluso empeoran. Este es el caso del impuesto a las ganancias.

Con el cobro de la segunda cuota del aumento acordado en febrero, aumentará notablemente la cantidad de educadores que pagarán este impuesto. El reclamo de los gremios por recomponer esta situación no se remite únicamente a la actual gestión sino que viene siendo una exigencia desde los últimos años de los gobiernos kirchneristas.

El propio Bullrich expresó su preocupación por el tema en la mesa salarial de 2012, cuando conducía la educación en la CABA. En el acta de ese año se lee en su punto 4: “Solicitar de manera formal y conjunta al Gobierno Nacional, la elevación del monto determinado como mínimo no imponible para la cuarta categoría delimpuesto a las ganancias, con el único objetivo de mantener el nivel adquisitivo de los salarios de los trabajadores docentes de la ciudad de Buenos Aires”. De hecho, son conocidas sus chicanas en donde planteaba que los aumentos que él otorgaba, terminaban yendo a las arcas nacionales: “Yo les doy los aumentos y la plata se la queda Cristina” decía por entonces el actual ministro nacional.

actaCABA2012Foto: Punto número 4 del acta paritaria docente 2012 de la CABA firmada por el entonces ministro de educación porteño Esteban Bullrich.

Sin embargo, los datos de la CABA ponen sobre la mesa el panorama de una situación crítica que se repetirá en todo el país. De acuerdo a un informe de UTE, el número de docentes que pagaban impuesto a las ganancias en la Ciudad en febrero de este año era cercano a los 7.800. En cambio, tras el cobro de la segunda cuota del aumento paritario, serán casi 30.000 los educadores (tomando sólo el caso de la CABA) que pagarán este impuesto a partir del mes próximo. Esto significa que, a partir de septiembre, se cuadriplicarían los casos de docentes alcanzados por el impuesto a las ganancias. Vale recordar, que una de las principales promesas electorales del actual gobierno había sido que los trabajadores no pagarían este tributo.

Docentes de instituciones privadas, también en conflicto

El ministro de educación y deportes de la Nación, expresó ayer que los paros “dañan a la educación estatal”. Sin embargo, el actual conflicto no atañe exclusivamente a educadores del sector público de gestión estatal. El parotambién es acompañado por el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) en la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Formosa, Santa Fé y Tucumánque también denuncian una caída del salario docente de entre 10% y 12%. A su vez, en la provincia de Buenos Aires hoy acompañan con una jornada provincial de protesta de cara al paro nacional de SADOP convocado para el próximo 2 de septiembre en confluencia con el cierre de la marcha federal.

Docentes universitarios, otro eje de conflicto

El paro de hoy cuenta también con la adhesión de los educadores de CONADU. Es que las universidades nacionales también tienen reclamos hacia la actual gestión del MEyDN: la reapertura de paritarias encabeza la lista de preocupaciones, seguida de cerca por la subejecución presupuestaria, problemática también presente en el ámbito de educación superior.

Los docentes universitarios exigen actualizar sus haberes: el acuerdo salarial que cerraron este año es de 35% pero dividido en tres tramos: 18% a cobrar en junio, 7,5% más en octubre y 7,5% más en diciembre. Esto significa que en la actualidad, su salario se encuentra entre 12% y 15% debajo de la inflación de los primeros siete meses del año.

Además, “existe una gran subejecución de las partidas relativas a los Programas de Desarrollo Universitario” advierte Antonio Mangione, prensa del Sindicato de docentes e investigadores universitarios (SIDIU) – CONADU.  El mayor congelamiento de partidas “se concentra en el área presupuestaria destinada a programas, proyectos y convenios a través de los cuales las Universidades Nacionales llevan adelante acciones relacionadas con el desarrollo de políticas públicas en áreas de la acción estatal; la expansión y fortalecimiento del sistema universitario así como también en la responsabilidad estatal en garantizar el derecho a la educación superior”, explica Mangione.

Palabras vs. los hechos

Hace dos días, Esteban Bullrich participó de la presentación de un documento elaborado por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) donde, en base a datos de las pruebas PISA del 2012, analizan el estado de la educación en la región iberoamericana. El estudio se titula “Comisión para la educación de calidad para todos”. Allí, el ex mandatario chileno, Ricardo Lagos y el mejicano, Ernesto Zedillo, resaltaron la desigualdad existente en el sistema educativo argentino y señalaron que para contrarrestarla es preciso efectuar un “pacto social ya que las reformas que se necesitan no son sencillas” y “requieren recursos”.

Minutos más tarde, habló Bullrich, quien ignorando por completo los conflictos emergentes en la educación primaria y secundaria de gestión estatal, de gestión privada y en el ámbito universitario, señaló que “estamos en el camino correcto” ya que el informe “describe la política que estamos llevando a cabo”.

PORTAL NUESTRAS VOCES