0000239575

Asimila el mandato de senadores, diputados, intendentes, concejales y consejeros a los del gobernador y vice. Es decir, pueden ser reelectos una vez y luego deben dejar pasar un período para volver.

 Por Miguel Jorquera

Con los barones del conurbano ya en extinción, la Legislatura bonaerense convirtió en ley el fin de la reelección indefinida para intendentes, concejales, consejeros escolares, diputados y senadores de la provincia de Buenos Aires. Con el voto favorable de Cambiemos, el Frente Renovador y el Bloque Peronista, el Senado aprobó ayer la media sanción de la Cámara Baja que limita a solo dos mandatos consecutivos los cargos electivos en la provincia. A los jefes comunales en ejercicio y a quienes ocupen hoy una banca en la Legislatura, los concejos deliberantes y consejos escolares se les computará sus actuales mandatos como el primero, por lo que tendrán opción a una sola reelección cuando terminen el actual periodo. Los bloques del Frente para la Victoria y del Partido Justicialista votaron en contra.

Aunque las identificaciones políticas de intendentes, concejales y legisladores veteranos, experimentados y con varias reelecciones sobre sus hombros abarcan a todos los partidos políticos, Cambiemos y el Frente Renovador –socios en la Legislatura provincial– se disputaban tanto la autoría como el “triunfo político” de la aprobación de la iniciativa que puso fin a las reelecciones indefinidas en territorio bonaerense.

Para el senador massista Sebastián Galmarini la reelección indefinida “es sinónimo de perpetuidad en el poder” y sostuvo que “ocho años son suficientes para hablar del éxito de un gobierno o de alguien que ocupe una tarea legislativa”. “No significa cercenar la voluntad popular sino darle un marco: Esta ley es un paso adelante, un progreso en el sistema político”, sumó el senador de Cambiemos, Marcelo Pacífico.

Desde el FpV, el senador Gervasio Bozzano expuso la postura de su bloque en contra de la ley. “Marca claramente un límite a la voluntad popular que es la elije a sus autoridades”, dijo, y pidió una reforma que contemple también el financiamiento de los partidos y el sistema que se implementa en los organismos de control.

La ley aprobada ayer establece ahora que los cargos de intendentes, concejales, consejeros y legisladores se equipará con las mismas restricciones que para el gobernador y el vice, establecidas con la reforma constitucional bonaerense del ‘94: solo podrán ser reelectos una sola vez. Es decir, podrán ejercer dos mandatos consecutivos, pero deberán dejar pasar un tercer período para volver a postularse para el mismo cargo. Y en el caso de quienes ocupen esos cargos actualmente, el mismo será computado como el primero de los dos mandatos. Por lo que no pocos tendrán la opción de volver a ser candidos a los mismos cargos en el recambio legislativo del año próximo y en 2019 cuando se renuevan las jefaturas comunales.

La nueva legislación modifica la Ley Electoral de la provincia de Buenos Aires y Ley Orgánica de los Municipios y también impone otras limitaciones a los cargos electivos. Convierte en incompatibles simultaneidad de cargos en la Provincia y con la Nación. Como el caso de varios intendentes que solicitaron licencias en sus municipios para asumir como legisladores nacionales. Tampoco lo podrán hacer para asumir cargos en el Ejecutivo o la legislatura provincial o el poder judicial provincial o nacional.

La gobernadora María Eugenia Vidal promulgará la ley e intentará mostrarla como una victoria de su gestión.

PAGINA 12