REBA-FOTO-5-576x1024

Por Pablo Ariel GONZALEZ

Ayer, como habitualmente acontece en el ámbito de la nocturnidad baraderense, inspectores municipales junto a miembros de la policía comunal, realizaron una serie de operativos en boliches y bares de nuestra localidad, a los efectos de chequear la existencia de menores de edad en los referidos lugares.

Uno de los lugares inspeccionados fue el Local Bailable “MALIBÚ” sito en calle Sáenz Nº 1015.

Conforme nos contaron varios jóvenes que en aquel lugar se encontraban al momento de desarrollarse el operativo por parte de las autoridades locales, personal de seguridad que allí trabaja, rápidamente fue en busca de la hija de la intendente -menor de edad ella- y la resguardo en un lugar alejado de las garras de los inspectores y policías que entraron pisando fuerte al lugar de referencia.

No es la primer vez que esto acontece de esta forma.

Qué paradoja no y cuánta doble moral luce y calza en Fernanda Antonijevic, ya que al mismo tiempo en que le quiere mandar un mensaje a la población en el sentido que le preocupa y está decididamente en contra de la presencia de menores en la nocturnidad baraderense, su hija, forma parte de la misma todos los fin de semanas.

Desde BL y por un montón de cuestiones que hacen a nuestra forma de pensar, decididamente no estamos de acuerdo con estos operativos reiterados que no dejan de llevarse a cabo sábado a sábado, razones que llevarían hojas y hojas al momento de tener que fundamentar los porque de nuestra oposición y que en todos los casos hacen a la sociedad que hoy nos toca habitar, pero dicho esto, y en virtud de la postura pública que el actual gobierno está FINGIENDO llevar a cabo, decimos.

CUANTA HIPOCRESÍA!!