14012078_10210312281949787_278865496_n

Si te decimos que hay gente que a primera vista sentencia si una persona es peligrosa o no conforme algunas particularidades que hacen a su personalidad, no te aportamos ningún hecho nuevo, ya que todos sabemos que esto acontece y de manera mas que habitual en nuestra sociedad.

En el siglo XIX, el científico Cesare Lombrosso desarrolló una teoría que define a posibles delincuentes por algunos de sus rasgos físicos.

Cesare Lombroso, un criminólogo y médico italiano nacido en 1835, fue uno de los precursores de la criminología moderna en cuanto a que se puede nacer predispuesto a ser un criminal por causas biológicas. Su legado continúa presente, aunque sus estudios y publicaciones causaron y siguen causando bastante polémica.

Esos delincuentes por naturaleza, según Cesare, presentaban una serie de signos no sólo físicos, sino que también de moralidad, comportamiento y socialización. Algunas de las características del llamado criminal nato, son:

  • Asimetrías en el rostro y cráneo de apariencia irregular, con una frente chata.
  • Sobre desarrollo de la mandíbula inferior.
  • Orejas grandes y brazos más largos de los habitual.
  • Mayor fuerza en el lado izquierdo del cuerpo.
  • Vista aguda.
  • Menor sensibilidad al dolor y al tacto.
  • Falta de capacidad de remordimiento, control de impulsos y vergüenza.
  • Tendencia a los vicios como la bebida, tabaco y drogas.
  • Y si hoy viviera, y le tocara estudiar los comportamientos de esta sociedad moderna, sin dudarlo los incluiría a ellos, LOS MOROCHOS QUE CALZAN GORRITA.

El estereotipo de «pibe chorro» de zapatillas con resortes, gorrita, de piel morena y demás, en la sociedad moderna está tan instalado como el uso de un celular, la adicción al ojo idiota, o el asado en reunión de amigos.

EL KIOSCO VA CON VOS…….PERO SI NO LLEVAS GORRITA.

14012078_10210312281949787_278865496_n

En el kiosco de San Martín y Paso, justo frente al colegio San José, si calzas gorra no entras.

Amparados o refugiados en un supuesto temor a ser saqueados, los dueños de este comercio han tomado esta por demás de DISCRIMINATORIA decisión, digna de ser denunciada ante los organismos contra la discriminación que en todo el país funcionan,

Incomprensible, injustificable y reprochable por donde se la quiera mirar, una gorra no oculta un rostro, una gorra no es sinónimo de delincuente.

Para terminar, y en función del rasgo de inflexibilidad con que se manejan en, por lo menos este tema, te dejamos una pregunta picando.

A él, si llega a ocurrir que cae a comprar algún día a su kiosco, ¿También le van a informar que no puede entrar si antes no se saca la GORRITA?

tinelli-look-cuerpo3