20160417_125038-copia-400x225

Por Pablo Ariel GONZALEZ

Un karma casi histórico de los baraderenses.

Uno de los motivos de la derrota electoral de Carossi el año pasado.

Una pesada herencia recibida por el actual gobierno de Antonijevic.

Sabiendo todo esto, y a los fines de no incurrir en injustas críticas ante las actuales autoridades municipales con responsabilidad en el tema, es que desde diciembre hasta casi junio de este año, fuimos por demás de cautelosos y contemplativos, al momento de emitir juicios de valor, sobre nuestras calles y su anímico avance en pos de mejorar el estado de las mismas.

Pasados ocho meses, seguir hablando de la herencia recibida es cuasi arcaico, y ello debido a que 240 días de gestión es un tiempo más que suficiente para exigir que algunos cambios, mejoras y soluciones, lleguen.

Lejos de acontecer todo esto, hoy, casi en una opinión unánime, los baraderenses se manifiestan en este sentido: Cada día hay más pozos, cada día las calles están en peor estado, y cada día, por este motivo, suceden más accidentes de transito en nuestra comuna.

Las maquinas están, el combustible y personal para hacerlas funcionar también, entonces ¿Dónde radica el problema que en la actualidad mantiene irritada a gran parte de nuestra población?

Decenas de ejemplos dan cuenta de una cuestión, pozo que se tapa y calle que se arregla, al mes como mucho de haberse trabajado sobre ella, vuelve al estado de ayer, ese que hace casi intransitable nuestro andar por esta ciudad.

Ayer en Bernabé de San Martín ocurrió un hecho muy grave, dos motos chocaron de frente por esquivar uno de los tantos pozos que allí VIVEN, y solo al de arriba debemos agradecer que no haya acontecido algo aún más trágico, obvio que, al fallecimiento de alguno de los cuatro protagonistas del siniestro nos referimos.

Ante el suceso, decenas de vecinos de nuestra ciudad se agolparon en el lugar, y entre enojos, indignación y mucha bronca, dedicaron a la intendenta y al mismísimo Misenti, insultos, maldiciones y advertencias.

La cosa hoy en cada hogar está más que complicada, la economía del país está golpeando muy fuerte en todos los de a pie que andan por esta sociedad, y ese sentimiento de malestar y fastidio que sufren por dentro, al igual que perro rabioso deseoso de salir a morder, tan solo requiere de un acto, que alguien lo libere de la cadena que lo mantiene contenido y maniatado en la razón de su supremo.

Lo de ayer fue un alerta, nuestra historia marca que en casi todos los casos así empiezan muchas cosas, las buenas y las otras, y sobre estas últimas, son, en definitiva, de las que en la presente te estamos hablando.

Los queremos ver muertos, pero como nunca antes, VIVEN, y sus respiraciones, como quien se empalaga de tanto dulce, ya están hartando a nuestra sociedad.

Solo pedimos, que aunque sea, entiendan que esto está aconteciendo de esta manera, aunque presumimos que, por lo menos en algunos de los que conducen al gobierno comunal, lamentablemente, no sucede de esta forma.