EN SU MENSAJE POR EL BICENTENARIO CONSIDERO QUE «EL PAIS EMPEZO A CAMINAR EN UNA DIRECCION MEJOR» Y CALIFICO EL AJUSTE COMO «MEDIDAS DURAS Y DIFICILES»

Télam 09/07/2016 Tucumán: El presidente Mauricio Macri durante su discurso afuera de la Casa Histórica de Tucumán, donde lo escuchan el rey emérito de España, Juan Carlos de Borbón, ministros de su gabinete y gobernadores de todas las provincias, en marco del acto central del Bicentenario de la Independencia Argentina. FOTO: Julio Pantoja/telam/ef

En la puerta de la Casa de Tucumán, el presidente Mauricio Macri ofreció su discurso por el Bicentenario argentino y consideró que sus siete meses de gobierno «no son nada a los 200 años» de historia, pero aseguró estar «convencido» de que los argentinos han «aprendido a escuchar más, a dialogar más» y han «emprendido el camino del progreso».

El presidente, quien firmó una nueva proclama de independencia nacional denominada «Compromiso para el Tercer Siglo de los Argentinos» junto a los gobernadores, sostuvo que «la verdad es dura», pero pidió que sea «moneda corriente de todos todos los días» y llamó a los argentinos a alejarse de la llamada «viveza criolla». Poco antes, tras el Tedeum, Macri aseguró que «no existía» otro camino que el de las medidas de ajuste tomadas por el Ejecutivo, aunque a algunos argentinos «les esté costando».

Macri renovó en su breve discurso las críticas al gobierno kirchnerista y volvió a cargar las culpas del desmedido tarifazo en los servicios de luz y gas e insistió en que fueron medidas «duras difíciles y me siguen doliendo». El mandatario aseguró que se está «trabajando para volver a tener gas, electricidad y energía suficiente para poder crecer».

Mientras tanto, el presidente acudió a la «responsabilidad» que implica «ser independientes» y la «solidaridad» que caracteriza a los argentinos para convocar a «consumir la menor cantidad de energía posible».

Macri estuvo acompañanado por funcionarios, legisladores, gobernadores, miembros del Poder Judicial y representates de delegaciones internacionales, entre ellos, el rey emérito de España, Juan Carlos, a quien se refirió cuando habló del momento en el que se decidió la independencia de la Argentina: «Deberían tener angustia de tomar la decisión, mi querido Rey, de separarse de España».

El mandatario volvió a la coyuntura para dirigirse al Poder Judicial y aseguró que los jueces tienen «la importante labor» de «terminar con la impunidad» y los instó a hacerlo «con equilibrio, con mesura, cuidante el valor de la palabra de lo que se dice» y volvió a apuntar contra la gestión anterior: «recibimos un país que estaba muy castigado por la mentira y la corrupción que nos sigue irritando todas las semanas».

En referencia a los trabajadores, Macri consideró que los gremios se tienen que «alejar de lo que pasó en los últimos tiempos, donde creció ausentismo, las licencias, y las jornadas horarias reducidas» y aseguró que «cada vez que un gremio consiguió reducir la jornada laboral todos los argentinos lo estamos asumiendo como parte de un costo, y no está bien».

En consonancia con el discurso que ofreció anoche en Jujuy, Macri convocó a los argentinos a no tener «miedo» y les pidió «no escuchar a aquellos que se han enfermado con el poder» porque el país «ya empezó a caminar en una dirección mejor».

«Hoy, 200 años después (de declarar la Independencia) les quiero pedir a todos los argentinos que seamos protagonistas, que nos tengamos fe y creamos en nosotros mismos y en nuestra capacidad de crear, hacer y desarrollar, porque la tenemos», enfatizó.

PAGINA 12