collage_photocat2222222222222222

Por PABLO ARIEL GONZALEZ

Cuando asumió el actual gobierno de CAMBIEMOS a nivel local, entre unas de las acciones que anunció, estuvo la siguiente: Las maquinarias municipales y los patrulleros de la comunal, y por una cuestión de no «despilfarrar» los dineros públicos, iban a ser reparados por empleados municipales en el Corralón local.

A partir de esta medida, en algo que luego fue comprobado que no era así, se iban a ahorrar fortunas de dinero, ya que tercrizada dicha tarea, conforme lo venía haciendo el anterior gobierno, los beneficios para nuestra comuna iban a ser por demás de significativos desde ese aspecto.

Para ello se incorporó a la planta de trabajadores a un mecánico de apellido Batista, recomendado por Claudio Maroli, quien se iba a encargar de realizar las referidas tareas en el referido corralón.

Batista estuvo poco tiempo trabajando en aquel lugar, ya que a raíz de no contar con las herramientas suficientes y adecuadas para dichos trabajos, sugirió a las autoridades comunales trasladarse a su propio taller mecánico, y así lo hizo.

Desde entonces y todos los días, la mencionada persona va a marcar tarjeta al corralón a las 9 hs. aproximadamente para denunciar su ingreso al trabajo, y a las 19 hs. vuelve a dejar las huellas de su egreso del mismo.

Su función específica es la reparación de los patrulleros de la comunal.

Debido a que no cuenta con la capacidad que se requiere para el caso, dichas tareas no las pudo llevar a cabo nunca  a la fecha, de hecho hoy esos patrulleros son reparados por el muy conocido Corto Aned en el taller de su propiedad.

El corto si está preparado para las referidas tareas, y de hecho, en la actualidad, las está llevando a cabo como Dios manda.

Pero acá viene el quid de la cuestión, a pesar de no desarrollar las tareas para las que fue contratado, Batista sigue cobrando por las mismas.

BOLETÍN OFICIAL DEL MES DE MAYO

13567498_10209959537331392_5885847443934008621_n

Esto que podes ver es lo que percibe de salario mensual como trabajador municipal.

Pero acá no termina la cosa, lo peor está por venir.

El mes pasado, además de su salario mensual, percibió una suma por demás de significativa en concepto de HORAS EXTRAS (184 hs.), la cual ascendió a la suma total de 15.700 pesos.

Esas horas extras, por un trabajo que nunca llevó a cabo, fueron avaladas por todos aquellos funcionarios con injerencia en el tema, a saber; René Deleglise, Sebastian Misenti, Fernanda Antonijevic, en ese orden, terminando, como en todos los casos acontece, en la oficina de personal a cargo de Pilin Navas.

Esta situación, no solo no es desconocida por los referidos funcionarios, sino que por el contrario, fue llevada a cabo con la COMPLICIDAD de los mismos.

Este caso, y sin lugar a dudas, nos pone de lleno frente a un claro hecho de CORRUPCIÓN, la malversación de los fondos públicos surge de manifiesto ante esta denuncia que hoy hicimos en la FM Láser.

Por la mañana, en un audio que luego publicaremos, el Secretario General de ATE, Miguel Mosi, nos manifestó que esto es por demás de habitual con todas aquellas personas de «confianza» que ingresaron a trabajar al municipio de la mano de las autoridades del mismo.

¿Hay retorno para alguien en casos como este? ¿Cuántos casos más como el presente existen hoy en nuestro municipio?

Lo que si te podemos asegurar es que no es el primero, ya que debe ser sumado al de la docente Sardi, los concejales De Vincenzo y Martínez y Marzano y su esposa Liaudat  (Secretaria privada de la intendenta) que en su momento también fueron puestos en el tapete de la opinión pública de Baradero.

Un escándalo por donde se lo quiera mirar y encima si tenemos en cuenta lo siguiente: No hay plata para pagar extras a trabajadores que cumplen sus funciones como corresponde, siendo en muchos de esos casos, en la realización de tareas que nuestra sociedad está pidiendo a gritos, como por ejemplo, mejora de servicios públicos, arreglo de calles y demás temas afines.

Es un escándalo además y por sobre todas las cosas, porque estos palazos impactan fuertemente en la confianza y saludable expectativa que muchísimos baraderenses se habían generado por parte de quienes hoy nos gobiernan, ya que su triunfo básicamente y casi en exclusividad, obedece a una sola cuestión, eran mejores, superadores y distintos a todo  aquel que a la fecha había gobernado en nuestra ciudad.

A la vista está que nada de esto es cierto.