images333333333333333333333

Por PABLO ARIEL GONZALEZ

La inseguridad en nuestra ciudad no para de crecer de un tiempo a esta parte.

Todas las modalidades delictuales, y como nunca antes había sucedido, y casi de manera ilustrativa, han dicho presente desde enero a la fecha en la ciudad del encuentro.

Encapuchados fuertemente armados, intentos de secuestro de menores, cotidianos robos de motos, robos de autos, incansable saqueos de comercios y viviendas, secuestros virtuales, casi todo pasó y sigue aconteciendo en nuestra ciudad.

Las autoridades policiales responsabilizan a los fiscales, ya que según ellos cada vez que detiene a un delincuente en nuestra comuna, casi al instante, el mismo es devuelto a nuestra sociedad, como si nada.

Los fiscales se defienden manifestando que sin las pruebas pertinentes, nada se puede hacer en este aspecto.

El comisario en charlas de pasillo, pide a gritos que la intendenta presione a los fiscales, para que cambien el accionar de sus rumbos al momento de tener que aplicar la ley.

Los fiscales dicen nosotros aplicamos la ley que está, y de ella no nos podemos apartar.

De aquí para allá, todos se pasan la pelota y al mismo tiempo que esto acontece, los que cometen delitos en nuestra ciudad, en muchos de esos casos, bichos “sabios lectores y olfateadores” de las condiciones que existen del otro lado, digo de los que deben trabajar en la prevención y posterior represión de los delitos, al ver este caldo de cultivo reinante para avanzar, lo hacen, y nuestro vecinos no solo lo sienten, sino que además, lo padecen y mucho.

Mientras todo esto acontece nuestra máxima autoridad política, como un mismísimo juez de un partido de tenis, mira y no deja de mirar, en silencio, sin intervenir, y sin molestar, como de un lado y del otro, se pasan la pelota al momento de tener que hacerse cargo de lo que en materia de INSEGURIDAD esta aconteciendo en nuestro Baradero.

Y lo peor de todo saben qué es, que se nota demasiado!