Tres meses después del tiroteo al local del Nuevo Encuentro de la calle Padilla, las pericias confirmaron que los balazos fueron efectuados por un vecino de la torre que se encuentra frente al local, Alejandro Fabián Sidero, quien disparó con un revólver calibre 32.
Al día siguiente del atentado, Sidero viajó a Estados Unidos, y desde entonces no regresó al país.
En la madrugada del 4 de marzo, mientras participaban de la inauguración de un local partidario, un centenar de jóvenes y familias fue atacado a balazos desde un edificio. Dos mujeres fueron heridas, Daina Soto y Florencia Gili: una en su brazo y la otra en su hombro, donde se recostaba además la cabeza de hermanita de cuatro años.
En las primera actuaciones que hizo la Policía Metropolitana en el lugar del hecho se secuestraron dos balas: una se encontró en el asfalto enfrente del local, y otra fue aportada por los testigos en un vaso de plástico. También se secuestró la campera agujereada de Yanina, en la cual luego se encontró una tercera bala, a la altura del hombro derecho.
En los últimos días, llegó el resultado del cruzamiento de nombres de los propietarios de las torres con el RENAR y, entre los dos o tres propietarios de un revolver calibre 32, donde sólo uno coincide con un departamento que tiene salida hacia el local: se trata del Piso 12 departamento 2 de la Torre Los Tilos,donde vive Alejandro Fabián Sidero, un técnico informático ligado a pequeñas empresas de computación.
Sin título
EL DESTAPE