c86de220-3798-11e6-aaa5-772b5a22257d_1466171550_871189_1466179011_sumario_normal
La homosexualidad sigue siendo un tabú en el mundo del fútbol profesional. Los futbolistas que se han declarado públicamente gays se pueden contar con los dedos de una mano, a pesar de que es estadísticamente improbable que haya tan pocos. Y lamentablemente en los estadios de fútbol se escuchan cada fin de semana expresiones homófobas.

Pero para ir cambiando esta situación, nada mejor que iniciativas como el último anuncio de la compañía de ferrocarriles alemana Deutsche Bahn (DB). Para celebrar que este mes sus trenes de alta velocidad cumplen 25 años, han creado un spot titulado ‘fan’ en el que se puede ver a un hombre siguiendo a su novio futbolista por toda la geografía germana, y que en apenas días lleva más de 6 millones de reproducciones.
Además, el anuncio de DB no podía llegar en un momento más oportuno: en el mes de junio se celebra tanto la Eurocopa como los diversos días del Orgullo Gay en todo el Viejo Continente.

“Durante 25 años, nuestros trenes han conectado algo más que un destino A y un destino B, por ejemplo a personas. Aquellas que son bienvenidas a bordo de nuestros trenes son el reflejo de nuestra sociedad. Ya sean blancos o negros, jóvenes o viejos; científicos, banqueros o desempleados; futbolistas o músicos; gays, lesbianas o heterosexuales”, se puede leer en el perfil de YouTube de la compañía ferroviaria.

Toda una declaración de intenciones que se puede apreciar en este precioso microrelato que cuenta una historia de amor.
En el mundo del fútbol solo los futbolistas Thomas Hitzlsperger (Everton, ya retirado) o David Testo (del equipo Montreal Impact) se han atrevido a dar el paso y se han declarado publicamente homosexuales. El motivo de este silencio es que los jugadores tienen miedo a ser insultados. Así lo resume Philipp Lahm, capitán del Bayern de Munich: “Hasta los políticos pueden salir del armario, pero ellos no juegan cada semana ante 60.000 espectadores. No creo que esta sociedad esté lista para aceptar a un jugador gay. Rara vez es políticamente correcto”.