Habló el hombre que denunció a López al 911: «Me dijo ‘ahora sí’ y saltó el portón»

Jesús Omar Ojeda relató el momento en el que el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo ingresaba “bolsas negras” al convento de General Rodríguez. “Pensé que iba a robarle a las monjitas”, señaló

Jesús Omar Ojeda vio todo. No entendía qué pasaba, pero vio todo. Ese martes a la madrugada, este repartidor de pollos de General Rodríguez observó, no sin extrañarse, cómo un hombre lanzaba bolsas negras por encima del portón del convento.

«Me llaman a las dos de la mañana para cargar los pollos, vuelvo a mi casa, dejo la camioneta adentro y me acuesto. En eso escuché un ruido, me levanté, miré por la ventana y vi la luz de un auto. Como no tengo vecinos me levanté y fui a ver. Creí que me estaban sacando los pollos», contó Ojeda en diálogo con radio Continental.

Al acercarse encontró una camioneta cerrada con las luces y el motor encendido, y a un hombre revoleando bolsas por encima del monasterio.

«(López) Tocaba el timbre del portón y se venía para la camioneta, volvía al portón, tocaba el timbre y de nuevo volvía la camioneta», contó Jesús.

El ex funcionario en ningún momento reparó en que su actitud podía resultar sospechosa para el vecino que salió a ver qué pasaba en medio de la fría madrugada: «Me miró y me dijo ‘Ahora sí’, y saltó el portón».

La Meriva de José López
La Meriva de José López

A Jesús todos los movimientos le resultaban extraños. Pero al menos pudo comprobar que no se trataba de sus pollos. «Estuve un ratito afuera y me metí. Vi que no salía y llamé a la policía. Pensé que iba a robarle a las monjitas, o algo les iba a hacer», señaló.

Ojeda llamó entonces al 911 y denunció lo que había visto. El hombre permanecía dentro del convento, y el auto seguía ahí en la puerta, con el motor en marcha.

Al llegar la policía, según contó el testigo, les insistió que ingresaran por la seguridad de «las monjitas». Pero los efectivos le respondieron que no era posible. No tenían orden de allanamiento, así que se quedaron esperando en la puerta, situación que desesperaba a Ojeda.

Finalmente, el portón se abrió. Cuando la policía ingresaba, López salía caminando. «Él estuvo adentro como dos horas con las monjas. Incluso cuando entramos vimos que en la cocina había una taza con té y una azucarera», declaró.

Jesús, quien vive frente al convento, relató además que el convento «se llenaba de autos todos los domingos y también días de semana», dijo, aunque no pudo confirmar si se trataba de funcionarios. «Se abría el portón y entraban».

Por último, se lamentó por el día de trabajo perdido. Es que Jesús tuvo la «mala suerte» de ser convocado por la Policía como testigo. Estuvo desde esa madrugada hasta las tres de la tarde del otro día. Vio delante de sus narices los casi 9 millones de dólares que López intentaba descartar.

INFOBAE

Related Posts

Parte a Rusia un nuevo vuelo que traerá otras 300 mil dosis de la vacuna Sputnik V

Parte a Rusia un nuevo vuelo que traerá otras 300 mil dosis de la vacuna Sputnik V

Ford cierra 3 fábricas en Brasil pero invertirá en el país

Ford cierra 3 fábricas en Brasil pero invertirá en el país

El New York Times destacó el tratamiento con plasma sanguíneo en Argentina

El New York Times destacó el tratamiento con plasma sanguíneo en Argentina

Comments

No Comments Yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *