DOS ESTUDIOS AFIRMAN QUE EL PROYECTO OFICIAL DESFINANCIARA EL SISTEMA PREVISIONAL

La Fundación Abdala, de UTE y ATE Capital, calculó que en tres años el Fondo de Garantía de Sustentabilidad se habrá reducido un 60 por ciento. La Fundación Mediterránea advierte el mismo problema.

na07fo01

 Por Cristian Carrillo

El proyecto de pago de sentencias a jubilados y actualización de haberes debilitará las cuentas de la Anses. Según un informe de la Fundación Germán Abdala, “aún considerando una proyección macroeconómica optimista, la dinámica detrás del proyecto conduce a un escenario para 2019 en el que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad se habrá reducido en un 60 por ciento, consumiendo en solo tres años más de la mitad del stock con el que cuenta actualmente”. Una crítica similar recibió la incitativa oficial desde otro arco ideológico. La Fundación Mediterránea asegura la actualización de haberes y pago de sentencias combinado con la devolución a las provincias del 15 por ciento de Coparticipación generará que el resultado fiscal de la Anses pase en poco tiempo de un superávit de un 1 punto del PIB a un déficit de 1,6 puntos.

En los últimos años se registró un incremento en la cobertura previsional a la vez que, mediante la movilidad jubilatoria, se alcanzó un haber mínimo elevado tanto en términos históricos como en su comparación regional. El informe elaborado por los economistas de la Fundación Abdala, Juan Ignacio Balasino y Bernardo Martino, sostiene que esas políticas pudieron sostenerse en buena medida producto de un menor incremento para aquellas jubilaciones que se encontraban por encima del haber mínimo. Sin embargo, eso derivó en una serie de demandas judiciales que terminaron en sentencias favorables que el Estado fue pagando con cierta demora.

Para analizar el impacto, el documento establece para el período 2016-2030 una serie de condiciones iniciales y supuestos (actividad, inflación y mercado de trabajo) y toma en cuenta las modificaciones tributarias, la pérdida del 15 por ciento de la Coparticipación Federal destina a financiar a la Anses, los mayores haberes y un escenario macroeconómico optimista (crecimiento moderado, inflación a la baja, tipo de cambio y recaudación estables, caída de la informalidad y aumento del salario real). Bajo este escenario se plantea el impacto en las cuentas de la Anses que provocará la implementación de la Pensión Universal y el incremento de 45 por ciento del haber medio para 2,4 millones de jubilados.

El resultado al que arriba el informe de la Fundación de los gremios UTE Capital y ATE Capital es que la Anses pasaría de un déficit de 0,6 por ciento del PIB este año a uno de 2,6 por ciento el año próximo y de 2,8 en 2018. “El déficit operativo debiera entonces financiarse con la afectación del FGS o con recursos extraordinarios del Tesoro nacional”, advierte el documento. “Sin embargo, aún en un escenario macroeconómico favorable, el diferencial acumulado entre 2017 y 2030 es de 13 por ciento del PIB, el equivalente al total del stock del FGS”, agrega. Por lo tanto, la dinámica de nuevos gastos que implica el proyecto llevaría a liquidar, sólo entre 20107 y 2019, el 60 por ciento del FGS. “Llegar al 2019 con un FGS que tenga menos del 40 por ciento de su magnitud actual limita seriamente cualquier reforma que se pretenda realizar a favor de los futuros jubilados”, remarca.

Además, el estudio resalta que debido a la ausencia de nuevas moratorias y las altas en la pensión universal, la reforma propuesta por el macrismo “implica una fuerte caída en la cobertura previsional, revirtiendo entonces, uno de los principales logros en materia de justicia social que presenta el sistema actual”.

El informe realizado por Marcelo Capello, Néstor Grión y Pedro Degiovanni para la Fundación Mediterránea llega a conclusiones parecidas. La consultora de corte ortodoxo sostiene que el proyecto bajo tratamiento del Congreso estipula un aumento en el flujo de las erogaciones previsionales equivalente a 0,9 por ciento del PIB, además de un stock de retroactivos de aproximadamente 90 mil millones de pesos, a saldar en tres años. Si a la propuesta de reparación a jubilados se le agrega la devolución a provincias del 15 por ciento de coparticipación, el resultado fiscal de la Anses pasaría de un superávit de 1 punto del PIB a un déficit de 1,6 puntos del PIB. “Es un deterioro equivalente a 2,6 por ciento del PIB que ocurriría en pocos años”, señala. El documento remarca que el Programa sería inicialmente cubierto con recursos del FGS, que actualmente obtiene un rendimiento cercano al 10 por ciento anual en dólares, pero estima que en tres años esa renta no será suficiente para financiar el flujo adicional de gastos, por lo que se prevé la venta de algunos activos en el futuro.

La situación financiera de Anses podría entonces alcanzar tal deterioro que llevaría a colocar sobre la agenda pública el debate de temas tan sensibles como la edad jubilatoria, la cantidad mínima de años de aportes, la regla de actualización de jubilaciones o el propio carácter público y solidario del sistema, advierte la Fundación Germán Abdala.

PAGINA 12