images (22)

Hoy por la mañana en la FM Láser, como te contamos en una publicación llevada a cabo hace un rato nomas, dieron su testimonio público dos ex trabajadores de A.P.A.N.D., identificación de las cuales decidimos no dar a publicidad.

En la presente, como en la referida nota publicada hace un rato, reflejamos todo lo que, en este caso, la segunda de ellas nos contó respecto al funcionamiento de la nombrada institución, su accionar para con los internos alojados allí, y todo lo que al trato diario que a los mismos se les dispensa en la ONG de referencia.

Como en el testimonio anterior, la entrevistada nos cuenta que estuvo trabajando en APAND, también en la sede cercana al paso a nivel de calle San Martín, y que, como casi en todos los casos ocurre, su jornada laboral era de 12 hs. diarias, desde las 8 de la mañana hasta las 20 hs. en negro.

«Comenzó diciendo que para ella era muy difícil hablar de este tema, que trabajó en el hogar naranja con chicos con problemas de Down, que los chicos eran totalmente maltratados, qué cuando ellos se ponían muy nerviosos los subían a los escalones donde NO HAY CÁMARAS y los sentaban en una silla contra un muro y los ataban a ella con una sabana»

De esa forma los tenían hasta que llegara la hora del almuerzo o el mediodía, dependiendo ello si este accionar lo desarrollaban de día o de tarde, y dio un ejemplo de esto que comenzó describiendo. «Había una chica Vanesa pobrecita, no se si estará todavía, una chica que por ahí se ponía mal, era muy nerviosa, lo que hacían era subirla a los escalones de arriba, donde NO HABÍA CÁMARAS, la sentaban en una silla contra un muro, y la ataban con una sabana, y ahí LE DABAN TROMPADAS, PIÑAS, vos atado no podes hacer nada»

Como en el anterior caso, volvió a denunciar como autora de estos aberrantes hechos a Susana Rodriguez, Directora de APAND.

INTERNA FALLECIDA EN APAND POR ATRAGANTARSE CON UN PAN

Después recuerdo de una chica que se ahogó con un pan y me cuesta mucho decirlo porque yo lo viví,  y yo tuve que andar con esa chica muerta en el hospital,  murió en el hogar y fue como que la llevaron a la rastra para la pieza y tuve que cambiarla muerta, y yo le decía no!! para eso yo no!! y ella (por Rodríguez) me decía dale movete cámbiala que ahora viene la ambulancia, ellos tenían a Cochería Las Naciones, y era yo sola con la chica muerta, esto ocurrió en 2012., contó a FM Láser la ex trabajadora de APAND esta mañana.

Además nos contó que a su cargo había aproximadamente veinte internos en la la referida sede de la ONG baraderense.

«A los chicos los levantaban a las cinco de la mañana y los bañaban con agua CONGELADA, sin jabón sin nada, están más enfermos ellos que estos chicos»  siguió diciendo la entrevistada en «Quien quiera oír que oiga» hoy por la mañana.

CASO DE OLGA, UNA DE LAS INTERNAS DE APAND

«Una vez una compañera me dijo, viste ¿Cómo arrastró a Olga el hijo de Susana Rodríguez? la llevaron a la mesa para que coma, y le metía la cuchara así, así y así, estaba cieguita pobre y aparte le pegaban, es algo triste, la verdad que muy triste»

INEXISTENCIA DE VISITAS DE FAMILIARES 

En el hogar naranja venían los familiares de dos o tres nada mas y por ahí de vez en cuando.

CASO DEL CHICO CON PROBLEMAS EN UNO DE SUS OÍDOS

Había un chico que sufría mucho en uno de sus oídos, se le formó un cáncer en el oído, y ahí golpe tras golpe  en el mismo oído se le habrá afectado pobre, hasta que murió también.

LA INTERNA QUE DE INTERNA PASÓ A CUIDAR A LOS CHICOS DENTRO DE LA INSTITUCIÓN

Una interna que había salido de ahí, creo que María Gonzalez, trabajó años cuidando a chicos así, a ver, una enferma nunca puede cuidar a esos chicos, estaba de noche y todo.

LOS PALOS EN LA COCINA

A la mañana cuando yo llegaba a trabajar, porque hay en la parte de la cocina, estaba la cocina, pileta, heladera y para que no pasen los chicos había una pequeña tranquerita, y había como un mostradorcito que ahí era donde se les servía a los chicos, yo cuando iba ahí por ejemplo veía palos, y quería saber para qué eran esos palos, y me dijeron esos palos los usan para pegarle a los chicos.

Todo esto que te transcribimos, fue denunciado por nuestra entrevistada en tan solo los primeros diez minutos de la nota que le hicimos, narrando despu´s de ese tiempo cosas tales como:

Dosis de hasta ocho pastillas al mismo tiempo les daban.

Los bañaban como a los presos con una manguera y agua fría.

Palos y trompadas.

Ausencia de asistencia profesional.

Almuerzos a pura polenta, sin salsa, sin queso, sin absolutamente nada de compañía.

Almuerzos con una porción de pizza para cada uno O dos empanadas, y nada mas que eso.

Merienda a leche mezclada con agua y unas rodajas de pan.

Ausencia de toallas y jabón.

Y mucho más se denunció en esta nota que causa mucha indignación, aberración, asco y furibunda bronca

AUDIO