El color de la madera podría quedar descatalogado de la paleta si los científicos de la Universidad de Maryland en College Park (Estados Unidos) consiguen aplicar una nueva técnica en el producto más extraído de los árboles en todo el mundo. Gracias a un nuevo e ingenioso procedimiento, un equipo de investigadores ha logrado eliminar los colores característicos de la madera y, en su lugar, hacerla transparente. Con solo dos pasos (complicados, no obstante) se logra convertir una tabla de madera en algo muy parecido a un material plástico. Naturalmente, los científicos se muestran entusiasmados con las consecuencias positivas que puede acarrear este nuevo procedimiento.

¿Entonces cómo lo hacen? Un equipo de científicos liderado por el doctor Liangbing Hu, especialista en materiales en la Universidad de Maryland, cogió un pedazo de madera y lo hirvió durante unas dos horas en una mezcla de agua, hidróxido de carbono y otros productos químicos. El objetivo era eliminar la lignina presente en la madera, responsable del color característico de este material. A continuación, el equipo vertió resina epoxi sobre el nuevo bloque transparente de forma que se hiciese hasta diez veces más fuerte.

Dado que la madera es resistente, al tiempo que un aislante mucho más efectivo que el vidrio y más ecológico que el plástico, su versión transparente podría ser empleada para la fabricación de ventanas, mesas y muchas otras cosas más.

“Nos sorprendió mucho ver cuán transparente podía llegar a ser”, explicó Hu alNew York Times. “Esto podría dar pie a una serie de aplicaciones que en un futuro servirían para reemplazar vidrios y algunos materiales de óptica”.

La madera transparente sería ideal para la transmisión de luz, dice Hu, porque mantiene una serie de canales naturales que iluminan mucho mejor de lo que lo hacen el plástico o el vidrio. “En los materiales tradicionales, la luz se dispersa”, dijo. “Si cuentas con este efecto de guía de ondas, en tu casa entrará más luz”.

Por supuesto, a pesar de lo emocionante que parece ser todo esto, el equipo que trabaja en Marylad reconoce las limitaciones de esta nueva técnica, al menos hasta ahora. Aún tienen que lograr transformar bloques de más de 12 centímetros. Por tanto, si no quieres tener que instalar unas ventanas muy finas, te conviene mantener las de vidrio. Dicho esto, el equipo está trabajando duro para mejorar el procedimiento y poder afrontar la transformación de maderas más gruesas, por lo que podría dejar de ser un obstáculo en poco tiempo.

Digital Trends