El presidente Mauricio Macri realizó un acto en conmemoración por el Día del Trabajador, donde advirtió que «si queremos que en este país haya trabajo de calidad para todos tenemos que comprometernos y pensar que no hay salvación individual», al tiempo que cuestionó algunas prácticas que «generan un grave perjuicio al conjunto de la sociedad».
«El gobierno anterior ocultó la desocupación y el estancamiento creando empleo inútil, que tiene como costo que detrás de cada empleo inútil haya un maestro, un médico o una enfermera que no pudimos poner a trabajar donde hacen falta», disparó el jefe de Estado.
En este sentido, Macri defendió los despidos que tuvieron lugar en la administración nacional al asegurar «que haya tres veces más personas de las necesarias para que pueda funcionar un tren».
 
«El ausentismo, el no cumplir con el trabajo o el abuso de las licencias nos perjudican a todos», apuntó durante el discurso que pronunció en la previa del almuerzo en la sede de la UTHGRA porteña, donde festejó el día del Trabajador junto a sindicalistas y al jefe de Gabinete y al ministro de Trabajo, Marcos Peña y Jorge Triaca, mientras que por su parte Luis Barrionuevo decidió bajarse también a último momento.
«Es la sociedad entera que dice aprendimos de estos años que pelearnos uno contra otros no vamos a conseguir la Argentina que soñamos», agregó el mandatario.
EL DESTAPE