IMG-20160421-WA0004

Por Pablo Ariel GONZALEZ

Como vos ya sabes, hace un par de semanas casi 5 mil baraderenses -producto de las intensas lluvias que cayeron en nuestra ciudad-, atravesaron y aún en muchos casos siguen atravesando, momentos más que preocupantes y complicados.

Más de 1.600 hogares fueron invadidos por el agua, más de 300 personas tuvieron que abandonar por unos días sus hogares, muchos sufrieron pérdidas materiales imposibles de ser repuestas en el corto plazo, más de 2.000 resistieron a oscuras producto del corte de la energía eléctrica en sus trincheras, entre miedos, sufrimiento y pesar, casi el 15 % de nuestros vecinos la pasaron muy mal por aquellos días.

No descubrimos absolutamente nada si decimos que hoy por hoy, el único dirigente político de nuestra ciudad que resiste una foto entrando a un barrio, con o sin botas, con o sin agua, con o sin campaña política en medio es Peteco Morales.

El día de las inundaciones, muchos de aquellos funcionarios que jamás pisaron un barrio ni tuvieron contacto alguno en sus vidas con vecinos que en aquellos rincones humildes de nuestro partido paran, decidieron, desbordados, y porque no, espantados por la situación y el pánico al escarnio popular, salir a recorrer aquellos lugares extraños a su andar cotidiano.

Tenían que llevar mercadería, colchones, ropa, y todo aquello que habitualmente se pone a disposición de las personas que atraviesan por situaciones como las detalladas, pero claro, no sabían cuál iba a ser la reacción de los vecinos al ver cara a cara a quienes ni en fotos jamás habían registrado en toda su vida.

Ahí fue que algunos decidieron recurrir a él, a modo de escudo de contención le pidieron que los acompañe, que los guié, que les enseñe por donde entrar a los distintos barrios de nuestra ciudad, y ahí fue Peteco, a hacer lo que mejor sabe hacer, lo que siempre lo identificó, lo que lo pinta de cuerpo y alma, a ayudar a los de su lugar de pertenecía por naturaleza y excelencia.

Algunos de los que no tuvieron la suerte de ser acompañados por el concejal del Frente Renovador la pasaron muy mal, así fue el caso, y solo por citar solo un ejemplo, de Mariano De Vincenzo, que en el barrio San Ignacio fue sacado literalmente a los bolsazos  por parte de los vecinos de aquel lugar.

Peteco ha sido captado, por lo menos a la fecha, por las garras de un oficialismo ávido y muy necesitado de alguien con representación popular que apoye sus primeros meses de gobierno, de alguien que haga lo que los dirigentes de CAMBIEMOS no saben o no quieren hacer, mantener contacto fluido con aquellos sectores sociales ajenos a su idiosincrasia, naturaleza, sentimiento y pertenencia, mantener contacto y mitigar sus broncas producto de tantas promesas electorales incumplidas a la fecha..

Esta foto (selfie) que te publicamos, donde desborda la alegría y la felicidad, fue sacada por Walter Ocampo (mano derecha de Martín Genoud), durante el recorrido por alguno de aquellos barrios inundados aquel día, y en ella se ve a Carlos Olmos (concejal de CAMBIEMOS) y a quien da motivo a esta nota, Peteco Morales.

La misma fue publicada para que todos la vean. porque muchas veces una foto vale más, muchos más que mil palabras,; para que la vean y sepan que el agua y el aceite pueden romper con las leyes de la propia naturaleza, y en consecuencia, en contra de lo que muchos creen, mezclarse y hacerse desde lo simbólico una unidad homogénea y indivisible.

Esta exposición pública a la que sin tapujos los oficialistas decidieron someter y que da cuenta de esta alianza que tejieron con Peteco Morales, al referente popular del Frente Renovador ¿Le suma o le resta?

Algunos podrían decir que muestra nada más y nada menos lo que el común de la gente pide y quiere, que trabajen todos juntos, en pos de un Baradero mejor, y dejando de lado las banderas políticas, y la verdad es que si lo miramos de ese lado, solo hay una cosa por hacer, celebrarlo.

Ahora ¿Vos realmente crees que pasa por ese lado? o lo que se busca, y esta foto llena de alegría y sonrisas en medio de miles de baraderenses inundados así lo deja de manifiesto, es ¿USAR  la imagen de Peteco Morales para licuar reclamos y exigencias de sectores sociales a los que el oficialismo no llega ni nunca va a llegar ?

Muchos creemos que la cuestión pasa por este lado, a Peteco lo están usando, con todo el riesgo que ello acarrea para su propia imagen, y la consideración pública que sobre su persona tienen todos aquellos que volvieron a confiar en él en las últimas elecciones, pensando que es, lo que en realidad es, distinto a los funcionarios del oficialismo, pero que esto, en algún lugar, y sin dudarlo, los hace confundir y mucho y reflexionar también en todos los aspectos y cuestiones que hacen al sentir y el andar diario de la política baraderense.