FB_IMG_1460857866629

Por Pablo Ariel GONZALEZ

Ayer fue un día de furia y un sin fin de padecimientos para cientos de vecinos de nuestra ciudad, cientos de familias literalmente inundadas dieron cuenta de esta situación.

Muchos de ellos, casi la mitad, todavía están sufriendo está problemática generada en el día de ayer, puntualmente 600 familias.

Cayeron alrededor de 200 mts. de agua, y como en otras oportunidades ocurrió, al acontecer un hecho de estas características y envergadura, la ciudad quedó bajo agua.

Si bien es cierto que una de las herencias más pesadas que dejó el anterior gobierno de Carossi fue el estado de las calles y todo aquello que a ellas ronda, también es cierto que, en la última etapa de su gestión, se llevó adelante un importante trabajo de limpieza de zanjones sobre Antártida Argentina, Ruta 41 a la salida del acceso, calle San Lorenzo, zona de Granix, calle Cossi y en Lavalle y Maipú, por citar a los más relevantes canales de drenaje de agua de Baradero que fueron limpiados de obstáculos capaces de provocar el estancamiento de las aguas, sobre todo de frente a lluvias de la magnitud que ayer dijeron presente en nuestra localidad.

La verdad es que, moleste a quien moleste, hay que decirlo, no se hizo la correspondiente mantención de los lugares referidos, lo que sumado a la ya conocida por todos desaprensiva conducta de muchos de nuestros vecinos que se materializa en arrojar todo tipo de elementos y basura en esos lugares, hizo un coctel explosivo que terminó desencadenando esta cuestión: 1.600 familias de nuestra ciudad se vieron afectadas por la intensa lluvia que se desmoronó ayer en Baradero.

Cuatro meses de gestión del nuevo gobierno de CAMBIEMOS es poco tiempo para encausar un estado de situación colapsado por donde se lo mire, me refiero puntualmente al estado de nuestras calles, sus zanjones y desagües y demás cuestiones afines, pero es un tiempo más que suficiente como para poner en orden muchas de las cosas que hacen a ellas.

Hoy vemos que muchos de los pozos que se taparon apenas hace un mes, están volviendo a abrir su boca y tan grande como lucían antes de esos trabajos desarrollados sobre ellos, y tan solo por citar un ejemplo, nos remitimos a los que lucen el Boulevard Malabia, se taparon 70 en zonas aledañas al hospital (dicho por la propia intendenta ante los micrófonos de la Laser) y en tan solo un mes, alrededor de 30 de ellos visten y calzan de la misma forma que lo hacían antes de desarrollarse en trabajo de “mejoras” sobre cada uno de ellos.

Evidentemente y a la luz de los hechos debemos decir que, no solo se está trabajando muy mal en los arreglos que se están haciendo, sino que, además, poco o nada se ha realizado sobre las tareas de mantenimiento de lo “poco” que se entregó en este sentido en condiciones medianamente aptas de la gestión anterior (zanjones destapados citados al comienzo de esta publicación), y los resultados fueron más que contundentes.

1.600 familias afectadas por las lluvias en nuestra ciudad, dan cuenta de esto.