Finalizó la conciliación obligatoria y la UOCRA denunció la paralización de las obras. El Gobierno aseguró que arrancarán en 2017

Foto archivo: la central nuclear de Atucha I. 

El complejo nuclear Atucha vuelve a ser el centro de escena de un conflicto que escaló en los últimos días. Luego de que a mediados de marzo se anunciara la parálisis de obras pendientes de la Central Termoeléctrica Atucha III, la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) Záratedenunció 2.400 despidos en el sector.

La acusación del sindicato se da luego de una reunión que se llevó a cabo este jueves en el Ministerio de Trabajo, pues venció la conciliación obligatoria y aseguran que hoy no se permitió el ingreso de los empleados al complejo de Zárate.
«Nosotros estábamos muy esperanzados en el arranque de esta nueva etapa del proyecto de la termoeléctrica nuclear y esto ha quedado relegado por la no renovación de los contratos, y en el medio quedaron miles de trabajadores y sus familias en la calle y sin su trabajo», aseguró Julio González, secretario general de UOCRA Zárate, en diálogo con Radio del Plata.
Los trabajadores se reunirán nuevamente para definir cómo sigue el conflicto. González dijo que posee un «contacto permanente» con el secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez, quien a su vez mantiene conversaciones directamente con el presidente Mauricio Macri.
En diálogo con Infobae, fuentes del Ministerio de Energía y Minería sostuvieron que ayer se había llegado a un acuerdo con el sindicato, pero finalmente no aceptaron.
El Gobierno aseguró que de un total de 2.000 trabajadores, 700 se reubicarán en otras obras de infraestructura a nivel nacional. De los 1.300 restantes, se desvinculará a 800 empleados en el acto, a 300 empleados unos 30 días después y a 200 en 60 días, contando desde el 14 de abril.
Atucha III estaba en marcha para ser la cuarta central nuclear del país luego de Atucha I, Embalse y Atucha II, pero en los últimos meses se paralizaron las obras porque el Gobierno aseguró que recién se podrán comenzar en el primer trimestre de 2017.
El ministro de Energía, Juan José Aranguren, había denunciado que no existe un contrato y tampoco está aprobada la financiación de China, como se había anunciado en el gobierno anterior.
INFOBAE