Former Brazilian president Luiz Inacio Lula da Silva (L) hugs Brazilian president Dilma Rousseff during Lula's swear in ceremony as chief of staff, in Brasilia on March 17, 2016. Rousseff appointed Luiz Inacio Lula da Silva as her chief of staff hoping that his political prowess can save her administration. The president is battling an impeachment attempt, a deep recession, and the fallout of an explosive corruption scandal at state oil giant Petrobras.       AFP PHOTO/EVARISTO SA / AFP / EVARISTO SA
Former Brazilian president Luiz Inacio Lula da Silva (L) hugs Brazilian president Dilma Rousseff during Lula’s swear in ceremony as chief of staff, in Brasilia on March 17, 2016. Rousseff appointed Luiz Inacio Lula da Silva as her chief of staff hoping that his political prowess can save her administration. The president is battling an impeachment attempt, a deep recession, and the fallout of an explosive corruption scandal at state oil giant Petrobras. AFP PHOTO/EVARISTO SA / AFP / EVARISTO SA

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva asumió el cargo de ministro de la Presidencia del Gobierno de Dilma Rousseff, en medio de protestas de grupos opositores y manifestaciones de apoyo. A la ceremonia asistieron decenas de parlamentarios de la base oficialista, que recibieron a Lula y a Rousseff al grito de «no habrá golpe”.

«La gritería de los golpistas no me va a sacar del rumbo ni va a poner de rodillas a nuestro pueblo», al pueblo brasileño, proclamó Rousseff luego de tomar juramento a Lula y a los nuevos miembros de su Gabinete.

Además de Lula como «primer ministro», asumieron hoy el nuevo ministro de Justicia, Eugenio Aragao; el nuevo titular de la Secretaría de Aviación Civil, Mauro Lopes; y el jefe del despacho presidencial, Jaques Wagner.

«Cuento con su experiencia de expresidente, con su identificación con el pueblo de este país, con su incomparable capacidad (…) de entender a ese pueblo y de ser entendido y amado por él», afirmó la mandataria en referencia a Lula. «Usted tiene la grandeza de los estadistas y la humildad de los verdaderos lideres», agregó Rousseff.

«Las circunstancias actuales me dan la magnífica oportunidad de traer al Gobierno al mayor líder político de este país», declaró Dilma, quien expresó su «repudio total e integral» a la divulgación por parte del tribunal que investiga al exmandatario de una conversación entre ambos que parece sugerir unas maniobras de la mandataria para influir en favor de su nuevo ministro. Rousseff afirmó que ese audio fue sacado de contexto y es una extorsión de parte del juez Sérgio Moro.

Rousseff reiteró que su conversación con Lula no tenía ningún propósito equívoco y afirmó: «No hay justicia cuando las garantías constitucionales de la propia Presidencia de la República son violadas».

PAGINA 12