Valerie Sagun comenzó a hacer yoga hace cuatro añosValerie Sagun comenzó a hacer yoga hace cuatro años

La imagen casi aparece por decantación en el imaginario colectivo: se habla de una especialista de yoga que es furor en las redes sociales y la cabeza conduce a una chica de look deportivo, con un cuerpo fibroso, las curvas perfectas y ni un ápice de grasa. Sin embargo, la representante de la última revolución del yoga en Instagram se animó a romper con lo establecido y representó un ejemplo y una esperanza para muchos.

Se trata de Valerie Sagun, una joven de California de 28 años que padece obesidad, pesa 130 kilos y refleja en su cuenta de Instagram su pasión absoluta por la práctica del yoga, actividad con la que incluso aspira a desarrollar una carrera profesional.

«Antes de empezar yoga, yo era la típica persona que decía ‘eso puede ser bueno para perder peso, pero yo soy muy grande para poder hacer esas poses’. Igual, me animé. Y empezar yoga me ayudó a quitarme ese bloqueo mental que me ponía sobre mí misma«, explicó Sagun.

La joven, que reparte sus días entre sus trabajos con cerámica y decoración de interiores, decidió empezar a subir en la cuenta de instagram las fotos de sus poses y su evolución en la actividad. Así, se transformó en un fenómeno dentro del mundo del yoga en las redes y hoy ya cuenta con 125 mil seguidores.

Sin título777777777777777777777777

«Es importante haberse sacado la mochila de encima con esto de que la gente gorda sólo puede realizar estas actividades para perder peso. Gracias al yoga, me animé a realizar muchas otras actividades en las que estaba interesada pero dudaba sobre mis capacidades, como por ejemplo paracaidismo o escalar», detalló Sagun.

Sagun empezó a hacer yoga hace cuatro años y abrió su cuenta de Instagram hace un año y medio. Desde entonces, no dejó de recibir elogios por parte de toda la comunidad. Mientras hago yoga no soy consciente de lo que puedo hacer con el cuerpo. Para mí se trata del equilibrio entre la mente y los pensamientos positivos. Yo sufrí episodios de ansiedad y depresión y esto me ayudó a superarlo», dijo la protagonista.

SAGUN ABRIÓ SU CUENTA DE INSTAGRAM HACE UN AÑO Y MEDIO Y YA TIENE MÁS DE 100 MIL SEGUIDORES

La variedad que Sagun practica con mayor asiduidad es el Hatha, una técnica que mediante las asanas (posiciones) logra alinear la piel, los músculos y los huesos.

Sin título77777777777777777777777777777

Para la propia Sagun, su historia representa un ejemplo de superación y lucha contra las adversidades: «Siendo una mujer gordita y de color, puedo demostrarles a muchas personas ‘olvidadas’ que son capaces de realizar cualquier actividad. Necesitamos llevar la diversidad a un punto en el que esa diversidad sea algo de todos los días y en cualquier lugar».

Por el momento, Sagun se encuentra en la etapa más brillante de su vida y su objetivo a mediano plazo es poder convertirse en profesora de yoga y vivir de eso. «El yoga me ayudó a conocer qué persona soy. Yo nunca sentí vergüenza u odié mi cuerpo, pero ahora logré sentirme orgullosa de la relación que tengo con él. Todavía hay gente que sigue pensando que las personas de mucho peso no pueden hacer yoga. Yo solo estoy feliz de poder promover una relación positiva con el cuerpo en todo el mundo», dijo la practicante.