collage_photocat4444444444444444444444

Por Pablo Ariel Gonzalez

Si alguien creía que todo lo negro que dejó este Festival de Música Popular, el primero organizado por CAMBIEMOS, ya se había escrito y comentado, se equivocó, y mucho.

A todo lo que ya te venimos contando respecto de su organización tenes que sumarle un hecho más, muy grave por cierto, y es el que da cuenta de lo que le sucedió al querido “MUÑECO” Malacalza el sábado por la noche dentro del anfiteatro de nuestra ciudad.

En momentos en que él se encontraba parado en la puerta principal del referido predio el “matón” de negro que ves en la foto y de manera muy cobarde, le dio una terrible trompada en su cabeza por detrás que lo voltio, dando al caer con su cabeza fuertemente contra el cemento que de manera por demás de azorada miraba eso que estaba ocurriendo en nuestro festival, el de todos, el de los vecinos, el de las familias baraderenses, el que siempre se caracterizó por abundancia de paz, fiesta, alegría, disfrute y felicidad de las almas que pueblan nuestra querida ciudad del encuentro

Como bien lo dijo Mauricio en la nota que le hicimos esta mañana no me mataron de casualidad y tiene mucha razón el muñeco, porque un cuerpo de 1.86 de altura con 90 kg. de peso, cayendo desvanecido al suelo y usando su cabeza como sector de choque contra el cemento, si al golpear lo hacía con la sien, hoy la historia sería otra, todos estarían velando por no ir presos.

La verdad es que uno no alcanza a entender por más esfuerzo que haga, cómo es que alguien -en este caso el gobierno comunal- puede haber hecho las cosas, en todo lo que hace a este festival, de esta manera tan, pero tan, pero tan lamentable, penosa y alejada del baraderense común y corriente, que año a año nutre con su presencia al evento más popular e histórico que tiene nuestra ciudad, y que por algo este año decididamente decidió darle la espalda como pocas veces ocurrió con anterioridad.

¿En qué antecedentes se refugiaron nuestras autoridades municipales para terminar tomando la tan descabellada decisión de poner dentro del predio del anfiteatro matones de cuarta venidos de San Antonio de Areco a controlar el interior del predio?

¿Quién les contó que estaban en presencia de posibles conflictos dentro del anfiteatro merecedores de seguridad privada para neutralizarlos?

¿Cuándo nuestro festival popular se trasformó en una “zona de riesgo”?

Históricamente en nuestro festival los controles pasaron por los propios empleados municipales, muchos de ellos conocidos por muchísimos baraderenses, a quienes tan solo con recurrir a simples frases como: “no hagas esto, no pases por ahí o no hagas lio que me comprometes, les alcanzaba y hasta les sobraba para evitar algún tipo de conflicto o desmán que pudiese ocurrir dentro de las instalaciones de nuestro anfiteatro.

¿No quisieron pagar extras a los municipales porque no hay plata? ¿en serio? ¿y cuántos gastaron en estos matones de negro para que “garanticen” la seguridad en nuestro festival?

Pero acá no radica lo peor de esta historia, lo peor fue que este matón, encima festejado y tratado como héroe por sus compañeros de bando, siguió trabajando como seguridad privada del festival los días domingo y lunes y como si acá no hubiera ocurrido absolutamente nada, ante la total e impiadosa indiferencia por lo sucedido de nuestras autoridades municipales.

VER…GON…ZO….SO!!!!!

AUDIO DE LA NOTA CON EL MUÑECO