20160215_132306

El sábado a la noche, horas después de que nosotros fuimos hasta el corralón municipal a sacar fotos de los patrulleros allí depositados para luego dar contenido a la publicación que ayer hicimos con el titulo: D’ARTAGNAN Y LOS TRES MOSQUETEROS SE MUDARON AL CORRALON MUNICIPAL, llevaron al referido predio un nuevo patrullero para ser reparado a raíz de problemas que el mismo había tenido en sus embriagues.

20160215_132252

20160215_132323

Si bien en el lugar por las noches quedan dos empleados municipales custodiando las maquinas y vehículos que allí se encuentran depositados, el GRAVISIMO hecho con que titulamos esta nota no pudo evitarse, del patrullero quedaron tan solo cenizas.

20160215_132252 20160215_132338

Un tercer empleado, que en ese momento no estaba trabajando, y que tan solo de manera ocasional pasaba por el lugar en su moto particular, al ver mucho humo dentro del predio del corlaron es quien termina alertando a los trabajadores municipales apostados en el corralón de lo que estaba pasando allí adentro por aquellos momentos

20160215_132254 20160215_132314

Al ver el fuego llaman a los bomberos pero ya el daño había sido consumado, era demasiado tarde, el móvil policial ya había pasado a mejor vida.

20160215_132350

Hoy en dialogo radial con el nuevo comisario Diego Martínez (después vamos a estar publicando la nota que le hicimos por FM Láser), la máxima autoridad policial de nuestra comuna contó que la pericias que le hicieron al móvil no pudieron determinar si fue intencional o no lo que desencadenó el fuego que terminó destruyendo al patrulleroque ves en las fotos, pero todo hace suponer que el mismo fue provocado por una persona, vale decir, fue INTENCIONAL.

20160215_132338

Grave por donde se lo mire lo ocurrido el sábado en una de las dependencias de nuestro municipio, al punto tal que se tomó la decisión de sacar del lugar a los móviles que ayer te mostramos en nuestra publicación y mudarlos al deposito que el municipio tiene en Carrasco y Ayacucho de nuestra ciudad, ello debido a que consideran que el corralón ya ha dejado de ser un lugar seguro, para por ej., dejar «guardados» los patrulleros de la policía comunal.