La oferta que presentó Argentina tiene dos propuestas, con valoraciones diferentes pero ambas igualmente generosas y favorables a los buitres. Aurelius reclamó una retribución más alta considerando que a Dart se le reconoció un valor mayor al que le correspondía.

na05fo01

El Gobierno encarará la negociación con los fondos buitre con un nuevo estudio de abogados. La firma neoyorquina Cravath, Swaine & Moore fue contratada por el Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas para asesorar y representar al país en la negociación del acuerdo judicial actualmente entablado en Nueva York. La cartera que conduce Alfonso Prat-Gay no precisó cuánto cobrará el tradicional estudio especializado en fusiones y adquisiciones por sus servicios. De acuerdo a la información oficial divulgada anoche, Cravath fue seleccionada entre ocho firmas que presentaron propuestas para hacerse cargo de las discusiones en los tribunales del magistrado Thomas Griesa, del Distrito Sur de Manhattan. La firma asesoró en reestructuraciones como la que atravesó General Motors en 2009, colaborando con sus directivos independientes. También acompañó legalmente a organismos de la ciudad de Detroit durante la salida de la quiebra de 2013. El abogado que encabezó ambos casos ya no forma parte de ese estudio. Por su parte, los asesores legales de Cleary, Gotlieb, Steen & Hamilton que llevaron las distintas causas a lo largo de la última década serán desplazados de las negociaciones principales. No obstante, continuarían asesorando al equipo económico por la expertise acumulada durante ese proceso.

La primera tarea del estudio Cravath será lograr que, a partir de la generosa oferta presentada la semana pasada, los fondos buitre soliciten al juez Griesa el levantamiento de las órdenes que bloquean el mecanismo de pago de la deuda externa argentina en el exterior. La necesidad del Gobierno de presentar públicamente una propuesta formal para los fondos buitre colisionó con la capacidad del equipo económico para cerrar un preacuerdo con los acreedores más agresivos. Los detalles presentados la semana pasada recibieron algunas adhesiones pero todavía no fueron validados por litigantes carroñeros más relevantes. Entre quienes miran con recelo la generosa oferta realizada por el ministro Alfonso PratGay se destacan Elliott Management que encabeza Paul Singer y Aurelius liderado por Mark Brodsky.

Desde ese grupo de buitres argumentaron que la propuesta fue diseñada para perjudicarlos y lograr el respaldo de otros acreedores de menor envergadura. Como los términos presentados varían dependiendo de la situación legal de los tenedores de los bonos argentinos todavía en default –si son beneficiarios de las medidas de tratamiento igualitario o si tienen una sentencia monetaria que precisa cuánto se les debe pagar–, consideran que el respaldo de Dart se debe a que recibirá un pago más abultado que el esperado mientras que el resto verá menguar, levemente, la rentabilidad extraordinaria validada por la oferta de Prat-Gay.

“Argentina compró el apoyo de Dart al aceptar pagar su reclamo en su totalidad”, lanzó Brodsky. La agencia de noticias Bloomberg ofreció una detallada explicación para el cuestionamiento del buitre. A Dart que tiene una sentencia monetaria de 725 millones de dólares por la cual percibe un interés muy bajo, similar al de los bonos del Tesoro estadounidense, mientras no se le paga. Con esa fórmula el monto a recibir hoy ascendería a 850 millones de dólares mientras que la fórmula ofrecida por el secretario de Finanzas, Luis Caputo, para ese tipo de acreedores (150 por ciento sobre el capital original) eleva el monto hasta 890 millones.

Mientras tanto, por sus bonos sin sentencia monetaria pero beneficiados por el “tratamiento igualitario” (órdenes pasi passu), a los buitres como Elliott y Aurelius el Gobierno les ofreció el valor devengado del reclamo menos un descuento del 30 por ciento. Si bien el tratamiento que reciben les garantiza una rentabilidad extraordinaria que ronda el 1000 por ciento, esos buitres todavía no parecen están dispuestos a acceder a la propuesta presentada por Argentina.

Mientras el equipo económico y el nuevo estudio de abogados intentan avanzar en Nueva York con los buitres para que el juez Thomas Griesa suspenda el bloqueo al mecanismo de pago de los vencimientos de la deuda argentina en el exterior, en Buenos Aires continúan las negociaciones políticas para lograr la modificación en el Congreso del cuerpo normativo vigente.

Los cambios son necesarios para permitir un pago en mejores condiciones que las recibidas por el 92,4 por ciento de los acreedores que participaron de la reestructuración y para habilitar el endeudamiento necesario para concretar la operación. El Ministerio de Hacienda y Finanzas informó que recurrirá al endeudamiento en el mercado financiero internacional para obtener los dólares necesarios para pagarle los 8100 millones que costaría el acuerdo global (buitres neoyorquinos más litigantes italianos en el CIADI del Banco Mundial). Las divisas que se logren por esa nueva emisión de deuda externa serán entregados a los buitres.

PAGINA 12